·Título: Inflorescencia (Marafariña #2)
·Autor: Miriam Beizana Vigo
·Novela autopublicada
·Género: novela intimista
·Fecha: julio de 2018
·Número de páginas: 380

2015. Marafariña, la primera novela de Miriam Beizana, sale a la venta. Desde entonces, mucho se ha hablado sobre esta obra de una calidad incuestionable y que presentaba a una joven escritora gallega que había venido para quedarse. Su segunda novela llegó poco más de un año después y se tituló Todas las horas mueren. Sus dos primeras obras habían sido escritas al mismo tiempo: Marafariña era el prado verde, la joya, la alegría y las lágrimas. Y toda su oscuridad se vertió en Todas las horas mueren, una novela a la que le guardo un cariño muy especial.

Un par de años después, Miriam regresa. Regresa con más lecturas, más reseñas, más relatos y experiencias a sus espaldas. Y regresa para traernos lo mejor que ha escrito jamás.

Antes de empezar a leer esta reseña, cuidado. Si no habéis leído Marafariña I, podéis caer en la vileza de los spoilers

Una buena nueva guiará la vida de Ruth de vuelta a una Marafariña que luce sola. Lo que ella no podría imaginarse después de la catástrofe del Prestige, era encontrarse que luciría una espesura blanca.

Han pasado años desde que abandonó la libertad y su ser de esas tierras, pero tal vez nunca son demasiados cuando se acerca al tintineo hipnotizante y fresco del río, cuando se enfrenta ante la iglesia tapiada de recuerdos o cuando alcanza la inmensidad de la playa.

Nunca es demasiado tarde cuando la tierra todavía es capaz de florecer.

“Las flores mismas han aparecido en la tierra, el mismísimo tiempo de la poda de las vides ha llegado, y la voz de la tórtola misma se ha oído en nuestra tierra” (El Cantar de los Cantares 2:12)

Un homenaje a las mujeres y a la literatura

La novela empieza con un prólogo de Fernando Losada (sabemos que eres Mario, ¡confiesa!) y con la siempre amable y cercana nota de la autora. A partir de entonces nos sumergimos en una historia como pocas: Olga y Ruth reaparecen por separado, pero Ruth pronto volverá a visitar Marafariña.

Me siento un privilegiado entre los lectores de Miriam. Como muchas ya sabéis, ella y yo compartimos muchísimo en el mundo literario. Miriam es una amiga, pero también es una fuente de inspiración. Como decía, me siento afortunado por haber seguido el proceso de maduración de Inflorescencia, de haberla ido leyendo mientras Miriam la escribía, y de haber dilatado ese privilegio hasta el momento mismo de su salida. Incluso tuve la suerte de betear la primera parte del texto.

inflorescencia-portada-definitiva

Pero hasta que no terminé su última página, no fui consciente de lo que tenía delante. Inflorescencia es una obra tan particular que de poco o nada serviría empezar a dar detalles técnicos sobre la misma. Tenéis que sentirla. Tenéis que adentraros en sus bosques y en su nieve, ser parte del mágico proceso de la inflorescencia (sí, esta vez sin cursiva). Además, si habéis leído Marafariña, conoceréis de sobras a Olga y a Ruth.

Marafariña lucía sola.

Inflorescencia es la culminación de Miriam Beizana como escritora. Es una demostración de capacidad de mejora y de maduración. Es el resultado de tres años de trabajo duro. Todo en ella está perfectamente cuidado: desde su título a su simbolismo, pasando por sus personajes y todos los secretos que oculta. Cuando Miriam nos deleitó con MarafariñaTodas las horas mueren, muchas lectoras supimos que estábamos delante de una joven promesa. Ahora ya nadie pensará así: Miriam es una escritora como la copa de un pino. Nos lo ha demostrado siempre, pero ahora da un golpe sobre la mesa que afianza esta verdad.

Esa fragilidad del amor siempre causaba demasiado desasosiego.

La autora demuestra también en esta maravillosa novela que no solo es capaz de dominar la literatura a su antojo mientras intercala capítulos protagonizados por distintos personajes, sino que también es capaz de manejar un universo entero que se interconecta entre sí, como las flores que, juntas, parecen mayores, más poderosas, en la inflorescencia. Esas mismas flores (orquídeas en la nieve) no dejan de ser la representación de las mujeres unidas en nuestra sociedad que, juntas, son capaces de hacer del mundo un lugar más justo. Y la cosa no acaba aquí.

Las flores unidas eran más bonitas. Y más fuertes.

La base de Inflorescencia es la de novela intimista. Pero, joder, estamos hablando de Miriam Beizana. Ella lee y escribe también ciencia ficción. ¿Que no lo sabías? ¿De qué vas? ¿Crees que va a dejar su novela más importante hasta la fecha así, sin más, con esa clasificación tan simple? Por supuesto que no. Porque en Inflorescencia no faltan los pasajes oníricos, ni los toques de realismo mágico, ni otras sorpresas relacionadas con la metaficción (mucha atención a esto cuando la leáis) y la interconexión de sus obras (pasadas, presentes y futuras, o eso me gusta imaginar). Y esos pasajes oníricos son una auténtica delicia. Me he sumergido en ellos, me he perdido y no he querido salir. Miriam, queremos que escribas fantasía extraña. Te lo rogamos.

No puedo tampoco dejar de destacar la fuerza de los personajes no normativos de Miriam: dos mujeres enamoradas que luchan contra los prejuicios y contra todo lo que les es contrario. ¿Conseguirán volver a estar juntas Olga y Ruth? ¿Serán ellas capaces de encontrar todos los secretos y referencias que oculta Inflorescencia? Yo estoy seguro de que no he sido capaz, así que, al igual que hice con Marafariña, leeré de nuevo esta pedazo de novela en cuanto tenga ocasión.

Y creo que es el momento idóneo para terminar la reseña con la lengua entre los dientes. Zi, zi. Que no quiero decir nada más, leñe. Leedla.

Valoración: Excelente
Adquiere Inflorescencia aquí.

3 comentarios sobre “Inflorescencia, de Miriam Beizana

  1. El pasado otoño, mi buena amiga Miriam confió en mí para pedirme su opinión acerca de un borrador de Inflorescencia; lo que no me imaginaba es que, tras comentarla (muy favorablemente), me iba a contestar encargándome escribir el prólogo. En cuanto a si soy Mario, me encantaría parecerme a este personaje, si bien prefiero que sea la propia Miriam la que lo diga jaja.

    Tras leer un segundo borrador en primavera, ahora estoy empezando a leer la versión definitiva, y debo decir que es (para mí) la mejor novela de Miriam. “Marafariña” pedía a gritos una conclusión justa para estas dos mujeres que tan mal lo habían pasado, y (seamos claros) Olga pedía a gritos un mayor protagonismo para desarrollarse como personaje, y creo que se hace en esta secuela.

    Creo que Miriam tiene un grandísimo futuro como escritora.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s