·Título: Los soldados lloran de noche
·Autora: Ana María Matute
·Género: narrativa, guerra civil
·Fecha de publicación: 1964 (Esta edición 2010)
·Editorial: Austral
·Número de páginas: 240

Yo no tengo historia.

Ana María Matute nació en Barcelona en julio de 1925, falleciendo en esa misma ciudad en junio de 2014. Miembro de la Real Academia Española, fue una de las voces más personales de la literatura española del siglo XX.

Creció en el seno de una familia acomodada (su padre poseía una fábrica de paraguas). La segunda de cinco hermanos, Matute denunció la falta de cariño materno que, de alguna forma, creó un vínculo más intenso con su padre. Una grave infección de riñón con tan solo 4 años hizo peligrar su vida. Es justo tras esta enfermedad cuando escribió su primer cuento ilustrado por ella misma. A los 8, volvió a caer enferma y fue enviada a Logroño con sus abuelos. Durante su niñez y adolescencia también vivió en Castilla, Mallorca y Madrid, donde estudió en colegios religiosos. También realizó diversos viajes a Berlín y a Londres con su padre, quien le contaba historias fantásticas. Por cierto, de uno de estos viajes le trae a Gorogó, muñeco negro que tiene especial simbolismo en Primera memoria (Premio Nadal 1959)

Mostrando siempre este espíritu precoz, con 10 años ya escribía en la revista Shibyl. Su primera novela, Pequeño teatro, la escribió a los 17, aunque no vería la luz hasta varios años después. En 1952 contrae matrimonio con Eugenio de Goicoechea (se separarán en 1963), con quien tendrá un hijo, Juan Pablo.

Nunca. Crecerá, le dirán: tu padre murió. Y él sabrá aquella muerte, oirá aquella muerte, pero nunca conocerá esta muerte, como la estoy conociendo yo. Como la está conociendo ahora, en este momento, ella.

Su infancia y adolescencia se ven marcada por el estallido de la Guerra Civil y una larguísima posguerra que impregnará el espíritu de sus letras. Su creación literaria es abundante, reconocida y plagada de premios: Luciérnagas (1949) fue semifinalista en el Premio Nadal (la censura impidió su publicación, se publicaría en 1955 con el título En esta tierra. En 1993 recuperará la versión original), con Fiesta al Noroeste obtuvo el Premio Café Gijón 1953, Pequeño teatro ganó el Premio Planeta 1954, le fue otorgado el Premio de la Crítica 1958 y el Premio Nacional de Literatura 1959 por Los hijos muertos… entre muchos otros

También estuvo nominada para el premio Nobel de literatura. En 2007 recibe el prestigioso Premio Nacional de las Letras, otorgado por el Ministerio de Cultura y en 2010 se convierte en la tercera mujer en obtener el Premio Cervantes otorgado por el Ministerio de Cultura de España.

La universidad de Boston tiene en su biblioteca un fondo llamado Ana María Matute Collection. Sus libros han sido traducidos a 23 idiomas. Es considerada, por muchos, la mejor novelista de la posguerra.

Los soldados lloran de noche fue ganadora del Premio Fasternrath de la Real Academia Española:

La segunda novela de la trilogía Los mercaderes, iniciada con Primera memoria. Enmarcada a finales de la guerra civil española, esta majestuosa historia gira alrededor de la figura de un misterioso soldado desaparecido, Jeza. Éste se convertirá en el héroe necesario para que Manuel y Marta acepten el final de la inocencia de su niñez, un final abocado a la realidad de un mundo adulto cuyas reglas del juego están marcadas por las fidelidades y las traiciones. La yuxtaposición de pasado, presente y futuro y el profundo tono poético que Matute confiere a la novela la convierte en una hermosa metáfora sobre el compromiso vital. Los soldados lloran de noche, novela histórica y a la vez atemporal, nos revela un mundo complejo e íntimo envuelto en una apasionante y laberíntica trama.

 

portada_los-soldados-lloran-de-noche_ana-maria-matute_201505261216

Recordé que tenía esta novela pendiente cuando me tomé un café con mi tan querida y admirada Tensy, de Lecturafilia. No hizo falta mucho para que tomara el ejemplar ajado de la estantería y me pusiera con ella: un domingo de estos vacíos, sin mucho que hacer, y lloviendo a mares. Me pasé el día con Matute y sí, lo sé, ¡qué envidia!

No tenía lágrimas, ni una sola le brotaba y, sin embargo, por aquel fuego interno, por aquel sacudimiento que no podía controlar. Lloraba despacio, mudamente, con los ojos secos.

En Los soldados lloran de noche se recupera la misma ambientación y ciertos personajes que ya veíamos en Primera Memoria. No obstante, y a pesar de pertenecer ambas a la trilogía Los Mercaderes, esta es una novela independiente en sí misma. La historia transcurre en Mallorca, a finales de la Guerra Civil Española. Con la particularidad del paisaje y el encuadre socio-político que se vive con cierta distancia en la islas (tal y como también se puede apreciar en La isla y los demonios, de Carmen Laforet), Manuel será el protagonista de esta segunda parte. Con apenas 20 años y una infancia marcada por la muerte de José Taronjí.

Recordemos que Manuel fue el primer amor de Matía, la niña que protagoniza Primera Memoria, de la que Ana María Matute se valió para hacernos ver la infancia y el paso a la adolescencia. Ausente en este libro, Manuel representará la entrada de lleno en la edad adulta, sin un resquicio de piedad por parte del tiempo, tan fugaz y al mismo tiempo, tan cíclico, tan caprichoso que hace revivir el pasado más atroz.

Y ella notó el dolor en los ojos de la vieja, de cuyo cuello pendía una cadena de oro, con un retrato muerto —también mueren las fotografías—.

La narrativa que nos encontramos en esta segunda parte desafía incluso con más ahínco a la complejidad de la primera. Y aunque por extensión es posible leérsela en apenas una tarde, por comprensión y desarrollo su lectura puede extenderse durante varios días. Y es que no solo encontramos en las metáforas y las frases imposibles de Matute el primer inconveniente (que recuerda al estilo de Virginia Woolf), sino en la estructura caótica y desmembrada que emplea.

De esta forma, el presente se ve interrumpido de golpe por un punto y aparte en cursiva que nos llevará a diferentes pasados de Manuel y Marta, ambos personajes profundamente impactados y rotos por la desaparición del solado Jeza, que se convertirá en una reflexión recurrente a lo largo de toda la novela. Al mismo tiempo, el estilo tan descriptivo de la escritora de la posguerra y las densas aclaraciones entre paréntesis nos desconectan de manera habitual del hilo argumental. Y esto no es necesariamente algo negativo: Matute es generosa, nos saca de la angustia de la guerra y de repente nos habla de las flores, o del cuerpo de una mujer, o de la tibia infancia que cada vez está más alejada. Crecer en tiempos de guerra es difícil.

—Qué vida corta y fea —dijo—. Se puede contar en pocas palabras, y no muy edificantes.

Los soldados lloran de noche es una novela comprometida, casi experimental, arriesgada. Poderosa. Plagada de hermosura, de recursos narrativos propios y de humanidad (humanidad brillante y humanidad oscura). Pura literatura de la más especial, de la más compleja y de la más esencial. Matute dándonos, una vez más, una gran lección de talento, del don, de la magia.

La vida, que yo tanto deseo y amo, que tan desesperadamente he buscado, está aquí ahora.

(Del mismo modo como estoy ahora ante mi muerte. Pocas personas pueden contemplar fríamente, con serenidad, su propia muerte, como nosotros dos. Pero alguien lo sabrá, algún día: quizás mi propio hijo se preguntará la razón, y, tal vez, no sea inútil).

Valoración: Imprescindible
Adquiere Los soldados lloran de noche aquí.

2 comentarios sobre “Los soldados lloran de noche, de Ana María Matute

  1. Amo a Matute. Este no lo leí, pero tomo nota ya que hace tiempo que no la leo. Si no lo has hecho aún te recomiendo leer “Primera memoria” y, si tienes tiempo, “Olvidado rey Gudú”, esta última la mejor novela de fantasía que he leído, con un mundo muy realista. Abrazos

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s