·Título: Girl. Girl. Girl.
·Autora: Ros Serra
·Género: narrativa contemporánea
·Fecha de publicación: mayo 2018
·Editorial: Les Editorial
·Número de páginas: 250

Entonces llegó el día que yo llamé «Girl. Girl. Girl.». El día oficial en el que mi vida cambió por tres motivos.

Ros-Serra-1.jpg

La biografía de Ros Serra, la autora firmante de Girl. Girl. Girl, el tercer título que reseñamos de Les Editorial es, cuanto menos, curiosa. En ella se nos habla de una joven nacida en Albacete en 1998 (y llama la atención su edad) que no tiene mucho que ofrecer: bachillerato artístico y miles de seguidores en Wattpad.

No ha ganado concursos literarios famosos, ni ha publicado ninguna novela anterior a esta. Sus ideas han sido suyas hasta ahora, hasta que esa editorial nueva y arriesgada ha decidido darle voz. Declarándose feminista, ciberactivista e inexperta, Ros Serra comienza muy pronto una carrera literaria de la que, espero poder conocer más novedades en los próximos años.

Y ahora, sin más dilación, os dejo con la sinopsis oficial:

La forma en la que la conocí fue la más rara que se me puede ocurrir para conocer a alguien. Yo antes de conocerla tenía una vida «perfecta», llena de vestidos rosas, horquillas, buenas notas, buenos modales, clases de inglés, de piano, cosas de «señoritas», enseñanzas de mi madre sobre cocina, cuidado de la casa, costura y podría seguir, pero creo que se ha captado el mensaje. Entonces un día alguien murió y, por muy raro que suene, no puedo estar más agradecida por ello.

Mis notas bajaron de un nueve y medio a un dos, mi mente se abrió de par en par, mi paciencia disminuyó y todo lo que creía que era bueno se volvió tóxico de repente.

Y todo porque en diecisiete años nadie, jamás, me había enseñado a volar por mi cuenta.

Girl. Girl. Girl., como todas las historias de Ros Serra, tiene como base el feminismo. Ella misma asegura que esta historia nació de la rabia: «Me cabreé y pensé qué habría pasado si yo hubiera sido la niña perfecta que de repente se rebelaba contra el mundo. También pensé en qué pasaría si fuera la más revolucionaria del planeta. Entonces lo vomité todo».

Girl. Girl. Girl. es una novela con una clara vocación feminista. Creo que la voz de Ros Serra ha querido transmitir a través de esta historia un cúmulo de ideas poderosas, importantes y necesarias. Y, aunque lo hace utilizando una obra de un claro tono juvenil, lo cierto es que la trascendencia de lo que pretende transmitir es tal que, en ocasiones, la narrativa tomaba un cuerpo muy poderoso, tanto que cortaba la respiración. Pero vayamos por partes.

La protagonista de esta historia, en la primera persona y tono que podemos leer en el resumen oficial, es Silvia: una adolescente extremadamente educada, que cumple a raja tabla los cánones de estética femenina (vestidos rosas entre ellos), una estudiante ejemplar y una hija que cualquiera desearía tener. Como guinda del pastel, nos encontramos con que no le importa pasar algunos domingos en misa. Pero un buen mal día se cruzará en su vida Lara. Lara es, casi diría, su alter ego: trabaja como tanatoestética, solo viste de negro, es irrespetuosa, egocéntrica y, además, arrastra a su alrededor una sombra poderosa. Sí, lo habéis adivinado, Lara y  Silvia se atraerán como dos polos opuestos. Y esa unión será imparable.

En ese momento se me fue el enfado, el rencor y todo lo malo que sentía. Todo se había esfumado con una simple frase y un abrazo, ¿eso fue magia? Yo diría que sí.

Pero no nos encontramos aquí ante la típica historia de amor en la que una chica buena se enamora de una chica mala. Porque no estoy segura de que lo que la autora nos pretendiera contar aquí es una historia de amor. Digamos que lo que vive Silvia con su amistad íntima con Lara es una especie de despertar personal, forzado, peligroso y liberador.

Con Lara llegan nuevos amigos y, con estos, la diversidad. El feminismo empieza a formar parte del pensamiento y de la ideología de Silvia, también la libertad sexual y el respeto por lo diferente. Y no solo eso: la joven empieza a romper, a machetazos, los pilares fundamentales de su vida.

Entonces no estás pecando, porque amar no es pecar.

Y es que no, desde luego, no hay nada de malo en dejar de llevar vestidos a todas horas y optar por utilizar los funcionales y cómodos pantalones vaqueros (durante años tenía que usar falda y vestido todos los fines de semana y es un horror), tampoco en que de repente Silvia sienta la necesidad de responder a los comentarios homófobos y machistas de su familia. Ni que sienta las ganas de ser libre. Pero cuando se cambia, hay que cambiar por una misma. Y no por nadie más.

—¿Sabéis que la hija de María del Pilar, la de la carnicería de la esquina de mi casa,es una de esas enfermas?

—¿Cómo que enferma? —preguntó mi abuela—. ¿Se muere?

—No, es una enferma mental —contestó mi madre—. Una de esas lesbianas.

Aparenta, Sil, aparenta, que no te pillen.

 

40503481.jpg

Así pues, en este contexto de amistades y amores de la juventud, Lara y Silvia comienzan una rutina juntas complicada y llena de problemas. Respaldadas siempre, eso sí, por la pandilla de amigos de la primera, lo que supone un importante apoyo moral. Y de este cuadro se vale Ross Serra para demandar todo lo que quiere demandar, para ponerlos la piel de gallina y para intentar crear una historia humana y cercana, principalmente enfocada para los jóvenes.

¿No dicen que cuando hay amor sobran las palabras?

Sorprendentemente, esa noche yo me esperaba que Lara tuviera una pesadilla, pero durmió incluso mejor que yo.

La purpurina no es solo creativa, sino que también hace magia.

Pero encontramos ciertas carencias a la hora de hacernos llegar esta información. Tenía la impresión de que el libro contaba con todos los ingredientes perfectamente cocinados, pero algo ha fallado en la mezcla, una mezcla que no terminaba de encajar. Puede ser debido a que se pretendían abarcar demasiado temas en pocas páginas, lo que provocó que la intensidad de algunos momentos se quedara solapada por la velocidad a la que estos acontecían.

A veces, también, y a pesar de frases ágiles y bien estructuradas, me he encontrado con fragmentos toscos, un poco colgados y sin mucha razón de ser, más propias del lenguaje coloquial (o de un diario escrito) que de una novela. Puede, y esa fue mi impresión, que la intención de la autora fuera otorgar cercanía con el lector, desde mi punto de vista un recurso arriesgado que no ha funcionado del todo bien.

Por otra parte, existen bastantes tópicos, algunos muy importantes, que hacen que la lectura pierda interés en algunos capítulos. La rutina con los amigos cobra más peso que la complicada relación que existe entre Lara y Silvia que, llega un punto, se ve ensombrecida por todo lo demás. Ross Serra nos habla de ternura entre ambas, de compañía y lealtad. Pero esos sentimientos nos llegan enfriados, extraños. Diferentes a lo que leemos.

—Te lo voy a decir muy claramente —dije con algo más de calma—, yo soy la única dueña de mi ser, yo decido cada paso que doy y si respetas eso, estoy dispuesta a dejarte un hueco en mi vida. Pero si no es así, no me llames ni me consideres tu hija.

[…]

 —Mamá, me gustan las chicas.

Lo que más he disfrutado, sin duda, es el estilo igualmente fresco y dinámico, sobre todo en los diálogos, en esas situaciones de humor dramáticas llevadas al extremo en las que se siente tan cómoda. La escritura de la joven autora es honesta, cercana y transparente. Con estas tres características, estoy segura de que llegará muy lejos.

En conclusión, una opera prima con las flaquezas típicas de una primera obra pero con un espíritu muy interesante a tener en cuenta. Se dice que una novela es buena cuando, al terminarla, te gustaría tomarte un café con su protagonista. En este caso, diré, que me encantaría tomarme un café con Silvia. Pero, también, con la propia Ross.

Valoración: Aceptable

Adquiere Girl. Girl. Girl aquí

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s