·Título: Oculi arboris
·Autora: Sofía Rhei
·Ilustración de portada: Juan Alberto Hernández
·Género: fantasía
·Editorial: Cerbero
·Fecha: julio de 2018
·Número de páginas: 112

Sofía Rhei no necesita presentación, pero por si hay alguna despistada, podéis leer sobre ella en nuestra reseña a Domori, otra de sus novelas breves. También reseñamos Cuentos desde el Otro Lado Alucinadas III, ambas antologías de relatos en las que Sofía participó. ¡Ah! Y hablamos también de la revista de género Windumanoth, en la que publicó un relato. Si es que, ¿qué no habrá hecho Sofía, que hasta inventó un idioma?

Además, estoy seguro de que sabréis bien quien es si habéis asistido al Festival Celsius, pues presentó varias de las charlas que allí se impartieron, y participó y tradujo en otras tantas.

36301788_612388642471042_1976271464009039872_n

Sofía nos lanza en esta novelette de lleno a un mundo misterioso, oscuro y prendido por la magia del árbol que las criaturas del bosque conocen como Hurr o El Múltiple. El árbol de los setenta y siete ojos descubre un día la existencia de los libros. Y entiende que necesitará los ojos de un ser humano para aprender a leer.

Esto debe de ser lo que llaman luz. Lo que llaman ver.

Partiendo de una premisa tan simple, Sofía va detallando en este relato (narrado de un modo excelente, con inquietud y oficio, como si se tratara de un cuento tradicional) los entresijos del bosque prohibido y de la sociedad que convive a su alrededor. La relación entre la naturaleza y la raza humana me ha parecido uno de sus temas más recurrentes. La manera en la que, a lo largo de los años, esa naturaleza ha perdido su sentido sagrado en la mayoría de las sociedades actuales. En Oculi arboris nos encontramos con una clara metáfora (quizás una crítica) de esto: pisar el bosque está prohibido para los humanos, y no queda muy claro si es porque conocen la existencia de Hurr o si, simplemente, esto sucede porque se relaciona al bosque con un mal desconocido. En todo caso, se reconoce el poder que puede llegar a alcanzar la naturaleza y, en consecuencia, se la respeta.

He visto con mis ojos un Ave terrorífica, tan grande como el Universo exterior.

Me ha parecido también muy curioso que El Múltiple quisiera aprender a leer. Encontramos aquí un claro homenaje a la literatura: un ser todopoderoso que es capaz de asimilar a otros seres y ver a través de sus ojos desea aprender a interpretar el lenguaje de los libros. La curiosidad por la lectura que todas llevamos dentro y que da a Hurr un toque de humanidad (que, por cierto, perderá más adelante). Otro homenaje, esta vez a la magia del lenguaje (recordemos que Sofía Rhei domina varios idiomas y, además, ha inventado uno ficticio), lo encontramos en el constante uso del latín (que también nos sirve para situarnos) y en el hecho de destacarlo como lengua primigenia.

A todo esto nos encontramos con Miguel, un monje que trabaja ilustrando manuscritos en su convento. Y sí: Miguel será el humano seleccionado por la lechuza que El Múltiple mande a investigar. Descubrir lo que sucederá más adelante lo dejo en vuestras manos (y ojos).

—Me lo tenéis que traer vivo.

Pese a que se ponen en recurrente contraste las consecuencias de la magia de El Múltiple y se asocian o bien al cielo o al infierno, debo decir que la figura del árbol me ha transmitido una sensación más allá de todo esto: Hurr se me antoja como una criatura sobrenatural que trasciende las creencias cristianas.

Como conclusión, puedo decir que Oculi arboris es una lectura curiosa y llena de mensajes entre líneas. Un bolsilibro perfecto para leer y releer pasado un tiempo, pero sobretodo una demostración de la habilidad creativa de Sofía Rhei, una autora cuyo estilo e imaginación se encuentran siempre en perfecto equilibrio. De esto concluimos que hay dos modos igual de satisfactorios de leer Oculi arboris: puede leerse por puro deleite literario, ya que en él encontramos pasajes  bellísimos y perfectamente construidos, o bien puede realizarse un análisis más detallado, prestar más atención para tratar de entender la historia (o las historias, con sutiles cambios de voz marcados por la cursiva) que van sucediendo ante los setenta y siete ojos de Hurr. Yo elijo leerla dos veces, y estas son mis impresiones de la primera lectura.

Valoración: Sí, recomendable
Adquiere Oculi arboris aquí.

2 comentarios sobre “Oculi arboris, de Sofía Rhei

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s