·Título: Deja que todo arda
·Autora: Joana Arteaga
·Género: novela de ficción, narrativa juvenil
·Fecha de publicación: julio de 2018
·Obra autopublicada
·Número de páginas: 466

Soy solo fuego, pasión sin control, ira… y miedo.

Joana Arteaga (Bilbao, 1978. Criada en Valderas, aunque actualmente reside en Lezo, Gipúzkoa), autora de Clávame las uñas en el corazón (2015), la antología de relatos Siete versos sueltos y la reconocidísima serie de novelas Chicas de Bleecker Street. En 2017 publica la novela Besos bajo la lluvia y este mismo 2018 reseñábamos por estos lares La chica que soñaba con respirar bajo el agua. Como mencionaba en ese crítica, el estilo de la escritora volvía a adquirir carices intimistas. Ahora, con la publicación de Deja que todo arda, esto es una realidad. La novela, por cierto, está participando en el Concurso Indie de Amazon de este año.

Poneos cómodas, porque este libro es especial. Y tiene mucho, mucho, que contar:

Fidel salta al vacío.
Marina se queda sola.
Y Lucas… Lucas solo se aferra a la venganza como única salida para no enfrentarse al caos que es su propia vida.
El mundo puede ser terrible a los dieciocho años, sobre todo si tienes que lidiar con las secuelas del acoso escolar, la asunción de culpas y los tiburones que amenazan con devorarte a cada paso que das.
Así, no es extraño que todo esté a punto de saltar por los aires.
Que todo se desmorone.
Que todo acabe por arder.

Cuéntame algo… cuéntame algo que no sepa.

Sí, sé lo que estáis pensando. Qué sinopsis tan atípica y tan arriesgada, ¿verdad? Que por un lado, quien no arriesga no marca. Pero arriesgar, en cuanto a literatura se refiere, es como estar frente a uno de esos faros inmensos y feroces por los que nos va a llevar la propia Joana Arteaga. Yo, por mi parte, aplaudo que haya abierto su alma para traernos unas páginas dotadas de una profundidad singular, huyendo de la fórmula fácil, entregándose al género dramático pero siempre, siempre, siempre, con esa pizca de esperanza por doquier. ¿Cómo? Pues solo como alguien que conoce la vida desde su interior más profundo es capaz de hacerlo.

“Al infierno con todo. Si debo arder, arderé”

Mis miedos se convierten en palpitaciones extrañas al descubrir el remitente, leer el mensaje, sentir en la piel todo el calor real de un fuego que comienza a crepitar con fuerza en mis entrañas.

Maldita chispa.

“Volaría a tu lado si solo me lo pidieras”

Maldita chispa adecuada.

Lo primero que llamó mi atención al conocer el nuevo título de Arteaga fue la extensión del libro. Que sí, que sé que a ella las historias de cien páginas no le van, pero encontrarme con una obra que rondaba las quinientas era harina de otro costal. ¡Ñam, ñam! pensé. Porque es un deleite saber que un libro que te va a gustar (porque iba a gustarme, a veces esas cosas se intuyen) va a ser lo suficientemente largo como para durarme varios días. Varios días con la historia de Fidel, Lucas y Marina. Marina, qué nombre tan bonito.

Deja que todo arda es una novela de ausencias. De vacíos. Y ya no solo el vacío que deja la muerte de Fidel, por lo doloroso que puede resultar en sí un suicido en alguien joven y demasiado tierno como para conocer, realmente, lo que todavía le esperaba de la vida. Sino por el vacío anterior a esa muerte, la inmadurez de Marina para comprender por qué su novio (al que amaba de verdad, aunque todavía no supiera lo que es el amor) se ha ido y ella no ha podido a hacer nada por evitarlo. Y la frialdad ardiente de Lucas, que anhela conocer a fondo al hermano que acaba de perder, buscando desesperadamente la manera de remediar todos sus errores (errores o no, fracasos o no).

51+UmcLMDHL.jpg

Y el norte de nuestra preciosa península es el escenario donde Marina y Lucas se conocen y se enfrentan a sus propias llamas. Dos adolescentes teniendo que ser adultos, tan perdidos pero tan tranquilos cuando pueden encontrarse, a pesar de las mentiras que se solapan. Joana Arteaga pondrá toda la belleza de la que cuenta su Donosti y sus faros, el mar cantábrico con su melódica frialdad, el cielo siempre encapotado y la lluvia que es siempre la protagonista de su paisaje. Eso me gusta. Porque el cantábrico y el atlántico son hermanos, ambos saben como hacer que la Naturaleza esté viva.

Es mi rincón favorito de todo Donosti, por más que la gente se muera por pasear por la playa de la Concha o irse de pintxos por lo Viejo. Aquí, junto al océano, en este punto casi salvaje y recóndito, es donde está escondida la verdadera esencia de la ciudad.

Pero, ¿es Deja que todo arda una novela romántica? No. Diría que es una novela con aires juveniles pero que, en realidad, se enfoca a un público adulto. Una catalogación difusa (¿ya he dicho lo de arriesgada), porque en realidad sí que es una obra que podría recomendar a un público adolescente con cierta madurez e inquietudes literarias sólidas. Y esto es importante, dado que uno de los temas que trata con un fuerte compromiso es el duro acoso escolar, desarrollado con respeto pero con dura contundencia, y con el peor desenlace posible.

Es el acoso escolar, llamémoslo maltrato en las aulas, lo que arrastra a Fidel a lanzarse al vacío. Y esta violencia no se palia ante tal suceso, sino que de algún modo Marina será la siguiente víctima de tan desdeñable calaña. Marina, cuya situación personal no podía ser más trágica: su madre asesinada por un padre maltratador que está en la cárcel y alejada de sus hermanos pequeños que están bajo la tutela de su abuela. La joven, cohibida y solitaria, vive en un piso de acogida donde su mayor apoyo será Paula, una figura muy importante para ella, su núcleo maternal en cierto modo.

Esa chica sabe por qué mi hermano está muerto.

Y todo este contenido tan amplio, profundo y complejo, está encuadrado dentro de un estilo intimista y descriptivo formado por la doble primera persona de Marina y Lucas, alternado capítulos breves y poderosos, para dar mayor perspectiva de esos sentimientos y sus acciones. A un ritmo lento, establecido por una lista de canciones adecuadas a cada momento (que debido a las normas del concurso no ha podido figurar en el mismo pero que quiénes conocemos a Joana podemos sentirlas tal cual, porque sabemos que leerla a ella es hacerlo con sus canciones).

En conclusión, la hermosura del un escenario inmejorable, la realidad dolorosa de unos personajes transparentes y heridos, que buscan desesperadamente la luz de esos faros entre las llamas vivas (llamas que implican dolor, pero que implican, también, luminosidad), con un estilo maduro y asentado, hacen que esta novela de Joana Arteaga sea, tal vez, una de sus mejores composiciones.

Antes de los celos y del fuego.

Antes de que todo arda.

Ella es algo voluble, algo intangible, algo incorpóreo. Es el silencio que existe entre mis pensamientos y mis palabras. Y no… no tengo ni idea de cómo ha llegado a colarse ahí.

Valoración: Excelente
Adquiere Deja que todo arda aquí.

4 comentarios sobre “Deja que todo arda, de Joana Arteaga

  1. Cada vez oigo mejores opiniones sobre esta historia que a priori marco como juvenil, con lo que no entra dentro de mis lecturas habituales ni de mis gustos literarios. Me intriga, lo reconozco, aunque he leído alguna novela más de esta autora y su manera de contar una historia no me resulta tan atrayente como veo que te resulta a ti. Ya sabes, para gustos, colores. Como nunca es bueno quedarse con un regusto algo amargo, y tu publicación rezuma tanta intensidad, creo que me animaré a descubrir si también es una historia para mí.
    Gracias por tu opinión…

    Le gusta a 1 persona

    1. Las noveles protagonizadas por adolescentes son mi debilidad, Joana Arteaga también es una debilidad… y la ambientación en el cantábrico me ha ganado completamente. Gracias por darle credibilidad a mi opinión, Carmen. Un abrazo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s