·Título: Del paraíso al purgatorio con parada en las estrellas
·Autores: Diana Muñiz Pérez, Irene Pérez Gonzalez, Estefanía Carmona Sanchez, Alejandro David Martínez Martín, Gemma Jordán Vives, María Eva Nieto Piñeiro, Manuel Jesús García Urbano, Fátima Santa Perez, Rafael Lucena Garrido y Raquel Aysa Martínez
·Género: ciencia ficción, fantasía y terror
·Obra autopublicada
·Fecha: 2018
·Número de páginas: 54

Todas las circunstancias y estrategias son nimias cuando te enfrentas a lo desconocido, al miedo y a ti mismo.

«La bestia invisible», de Rafael Lucena Garrido

La antología de escritores noveles que ocupa esta crítica es un proyecto solidario cuyos beneficios van a parar a diversas asociaciones. Descubrí el libro por una recomendación en redes sociales. Se compone de doce relatos de los géneros de fantasía, ciencia ficción y terror. Son muy breves, de menos de diez páginas cada uno, aunque su extensión no es uniforme.

del_paraiso_al_purgatorio_con_parada_en_las_estrellas_9498_CTResRl6.jpg

Por su título me ha recordado a la obra de Dante Alighieri. La temática que comparten casi todos estos relatos son los sueños y las pesadillas. Aunque no es el tema más importante de algunos de ellos, el elemento onírico está presente en todos de alguna manera y tienen un componente fantástico importante.

Sin embargo, las ideas principales difieren mucho entre los diferentes relatos. Mientras que el primero, «No existen», es una obra de fantasía que trata de hadas y cuenta con una famosa cita de Peter Pan (1904), de J. M. Barrie; el último, «Ojos de cordero», trata del traspaso de un cerebro a otro cuerpo más joven creado al efecto para ello. Estos dos relatos están firmado por Bry Aizoo. Me ha impresionado bastante, por la forma en que vamos descubriendo el mundo de ciencia ficción en que se desarrolla, el último. Me ha recordado en cierto modo a un relato que leí hace poco, «Trasplante» de David Pierre, si bien es más oscuro y menos bizarro que este.

— Es un nombre muy raro— dijo el joven—, significa cordero en inglés, ¿lo sabías?

Lamb negó con la cabeza. Ella no se había puesto el nombre; solo se lo habían dicho.

«Ojos de cordero», de Bry Aizoo

Un toque bastante bizarro, por no decir directamente extraño, sí que tiene el relato de Gemma Jordán Vives, «Baldosas inéditas». En él, una librera llamada Marina sueña que recibe una extraña llamada de un escritor fallecido. De esta autora había leído con anterioridad la colección de relatos breves e hiperbreves llamada Hijos del insomnio (2016), por lo que no me era desconocido su peculiar manera de narrar que entremezcla lo cotidiano y lo fantástico sin punto de ruptura.

Porque, sueño o realidad, CAMUS era un fantasma. Albert Camus llevaba treinta años muerto.

«Baldosas inéditas», de Gemma Jordán Vives

También llamó mi atención «Una luz nocturna», de Maeva Nieto, pues es un texto muy bello tanto en la manera de narrar como en el argumento. Trata de un rayo de luna que queda atrapado en una ventana y se hace amigo de Milo, un niño ciego. Juntos deben luchar contra las pesadillas. Es uno de los cuentos que más he disfrutado. «El coleccionista de estrellas», firmado por Varukim, comparte mucho de ese estilo fantástico pues trata de un duende que vive entre los humanos y cuya misión es cuidar de estrellas enfermas hasta que se recuperen.

Tiró como un cachorro asustado tira de su correa hasta hacerse daño. Era un rayo joven y estaba solo.

«Una luz nocturna», de Maeva Nieto

«La bestia invisible» juega con el terror, la confusión y los elementos oníricos de modo que no sabemos lo que es real o no. Es el único de los relatos divido en varias partes. Su autor es Rafael Lucena Garrido. «Las cadenas de la Reina», de El Profeta, también tiene algunos de esos rasgos. Se trata de un relato de hadas y magia con un toque de terror donde un humano debe encontrar la manera de liberarse de un hechizo.

Mientras que en el conjunto de relatos predomina la tercera persona, el titulado «Agorafobia» usa un narrador en primera persona que nos mete de lleno en la piel de un mujer que vive sola y recluida en su casa cuando una noche se da cuenta de que hay un intruso en ella. La autora es Irene Falcón González y en este breve relato trata de jugar con el terror psicológico sin conseguirlo del todo. Si bien el relato es entretenido y genera cierta tensión en el lector, me ha resultado un tanto manido y predecible. En cambio, el relato «Atrapada sobre el colchón», de la misma autora, me ha resultado más interesante y agradable de leer. Trata el tema de las pesadillas, los terrores nocturnos y la parálisis del sueño. De nuevo emplea la primera persona.

Tampoco ha acabado de convencerme, por motivos similares a «Agorafobia», el cuento titulado «La amistad infantil», de Estefanía Heredia. Trata de una madre que lleva a su hija, una niña muy pequeña, al psicólogo. En una primera lectura se me hizo anodino, aunque tengo que admitir que este relato tiene más miga de lo que pudiera parecer en un principio.

Una vez más, vuelvo a escuchar los infernales pasos.

«Agorafobia», de Irene Falcón González

«Für immer (para siempre)» tiene también parte de terror psicológico y paranormal y me ha recordado en su estilo a las novelas costumbristas del siglo pasado. Emplea, además, frases en alemán y explora la relación de amistad de dos niños. Su autor es Aliz D. Kirsch.

Hay algunos de estos relatos breves que me han impresionado por su calidad literaria y otros por el sentimiento que desprendían. Soy más de fijarme en lo segundo que en lo primero, pero es de destacar la calidad más que aceptable de unos relatos que fueron escogidos intencionadamente entre las propuestas de escritores poco conocidos, ya que uno de los objetivos de este trabajo es dar a conocer a estos autores noveles. De hecho, la mayoría de los autores eran desconocidos para mí y de algunos es, incluso, lo primero que se publica.

En general, ninguno de los relatos me ha maravillado, pero tampoco me ha disgustado. Es un cóctel variado y agradable de leer, incluso para mí que suelo preferir los libros largos de muchas páginas para poder saborear el universo mágico que crean durante más tiempo. Sin embargo, suelo intercalar entre estas lecturas largas pequeños cuentos y me gusta leer y escribir en este formato corto. Considero que el tener la limitación del espacio o el número de palabras nos obliga a ser más creativos, resolutivos y pone a prueba nuestra capacidad de síntesis. Todo ello hace que muchos de estos relatos de menos de diez páginas tengan una gran calidad y consigan trasmitir mucho con muy pocos recursos.

Valoración: Bien, bien
Podéis adquirir la antología en Lektu y Amazon.

Un comentario sobre “Del paraíso al purgatorio con parada en las estrellas, de VVAA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s