·Título: El color del silencio
·Autora: Elia Barceló
·Género: novela
·Editorial: Roca
·Número de páginas: 480
·Fecha: 2017

Un altar vacío. Una gran mentira.

De la autora española Elia Barceló (Alicante, 1957) he leído ya varios libros y os he traído a este portal las reseñas de sus obras Por ti daré mi vida y La roca de Is. Os recordaré, aunque tal vez no sea necesario, algunos datos sobre la autora de esta novela con ritmo de thriller, ambientación exótica (y tan variada que nos lleva de Australia a Marruecos pasando por España), temática de novela negra y un importante componente histórico.

Elia Barceló es profesora en Innsbruck, Austria. Ha publicado numerosas novelas, muchas de ellas juveniles, aunque es conocida por sus obras de ciencia ficción. De hecho, se la considera la gran dama de la ciencia ficción española. Es parte de la llamada trinidad femenina de la ciencia ficción en Hispanoamérica. Además, es socia de Nocte (la Asociación Española de Escritores de Terror)

Como ya dije en más de una ocasión, Barceló no se encasilla en ningún género sino que se mueve en varios con mucha destreza. En esta novela se aprecia con claridad no solo esa flexibilidad sino que tiene un estilo aún más cuidado, aunque reconocible, y denota mayor profundidad que lo que había leído anteriormente de esta autora. Tal vez se deba a que esta novela esté pensada para público adulto o puede que sea por una evolución natural en su estilo. Con El color del silencio asistimos a un virtuosismo y dominio de las letras espectacular, que ya se intuía en La roca de Is (2003), pero que ha madurado. El texto tiene una cadencia, como una música propia, que es una delicia y nos va meciendo en las historias de Helena, Blanca, Alicia… A la vez que nos va desvelando los secretos de estas mujeres poco a poco, pero sin darnos un respiro.

2923.jpg

Esta es una novela con un claro predominio femenino en el que además los personajes más importantes son maduros (están casi en la tercera edad). Estas elecciones no podrían gustarme más puesto que aún hoy en día predominan las historias protagonizadas por jóvenes. En esta novela, en cambio, vemos la evolución de la niñez a la senectud, pasando por la juventud y la adultez. Aunque de modo fragmentado asistimos a casi toda la vida de una Helena dura, hecha a sí misma y con un carácter que la hace difícil de llevar ya siendo joven.

Las personas son una fuente constante de decepciones.

Tanto en los personajes como en la propia trama, incluso en ciertas frases del texto de modo abierto, hay una gran crítica social al papel de la mujer y a la visión de la vejez (entre otros aspectos menos destacables) en diferentes ámbitos como el laboral, el familiar o incluso el político. Tiene mucha importancia su rol en el arte puesto que Helena, la protagonista, es una pintora de renombre. También se compara en ocasiones el arte de pintar con el de escribir. En los cuadros de Helena siempre hay una sombra sin que ella misma parezca saber el porqué. Y ese es uno de los misterios en que nos introduce Barceló y que nos mantiene leyendo en tensión.

Pero el arte no tiene por qué gustar.

Helena había dejado a su hijo Álvaro cuando aún es pequeño con su marido y había huido a Asia para dedicarse al arte. Ya de mayor, vive en Adelaida (Australia) y mantiene una relación que ya dura unos dieciocho años con Carlos, un editor de origen español. Por consejo de este último, al inicio de la acción Helena se somete a un tipo de terapia de grupo llamada constelación, para tratar de esclarecer un suceso de su pasado que la atormenta: la muerte de su hermana Alicia cuando aún era muy joven. El resultado de la terapia es cuanto menos sorprendente. Pero será la boda de su nieta, a quién apenas conoce, la que lleve a Helena a viajar a España y a sumergirse de nuevo en las sombras de su pasado.

Las complicadas relaciones familiares de Helena son un reflejo de nuestro día a día en la sociedad actual y contrastan bastante con lo vivido por sus padres durante el franquismo. Su padre, Gregorio Guerrero, era franquista y se dedicaba al comercio en Rabat (Marruecos). La familia vivía en una finca llamada La Mora. Aunque parecían un matrimonio modelo de la época, Goyo y Blanca eran una pareja menos tradicional de lo que se pudiese esperar, con más silencios y secretos que saldrán a la luz en unas cajas que su prima Amparo le entrega a Helena como encargo de Blanca, ya fallecida.

Empezaba a estar cada vez más segura de que los recuerdos no son de fiar y la historia que uno hilvana con su ayuda es siempre una invención.

Tenemos también otro punto suelto importante en el tapiz de esta historia que es Jean Paul, que fue marido de Alicia y cuñado de Helena. En la actualidad llevan años sin verse y él le escribe un email pidiéndole a Helena que vaya a visitarle a la clínica madrileña donde agoniza porque quiere aclararle algunos asuntos del pasado. Aunque también Jean Paul parece tener demasiados interrogantes, silencios y secretos.

No puedo dejar de apuntar la curiosa relación de Helena con Marc, su nietastro (hijo de la segunda esposa de Álvaro, el hijo de Helena). El muchacho está empeñado en ser pintor y quiere que su abuela le ayude con sus influencias y conocimientos. Aporta un punto de frescura a la trama y remarca las diferencias sociales entre hombres y mujeres que se dedican al arte.

Ahonda también bastante en la guerra civil española, el papel de Francisco Franco y del propio Goyo, padre de Helena, en las conspiraciones que llevaron a la nación al régimen franquista. Se nota una cuidada documentación de muchos hechos históricos, alguno de los cuales imagino habrá sido tocado por la ficción. En este aspecto de la documentación histórica y en el continuo baile de presente y pasado me ha recordado mucho a La roca de Is (2003).

Un narrador en tercera persona y bastante impersonal, junto a diversas transcripciones de cartas, diarios, noticias de periódico, email, etc. nos meten de lleno en la trama sin distraernos demasiado. Aunque el foco está sobre todo en Helena, al leer no sé qué siente ni qué piensa la pintora y sus reacciones en ocasiones me desconciertan. Tanto fue así que al poco de comenzar a leer el libro lo dejé un par de días. Pero su prosa, tan hermosa y cuidada, y las preguntas que había sembradas en mi mente, hicieron que lo retomase un par de días después y ya no pudiese soltarlo.

Me ha llamado la atención la influencia del azar y cierto caos de la vida real que la autora emplea con mucho acierto. Me ha recordado a la obra de la norteamericana Connie Willis en ese aspecto y en el cuidado que pone en la recreación de la época histórica que narra. Por su temática, los saltos entre el presente y el pasado y que vemos el transcurso de toda la vida del personaje, me ha recordado también a De hombres y sirenas (2016), si bien en esta última obra predomina lo masculino mientras que en El color del silencio el peso de la trama recae en las mujeres. Ambas obras nos dan una nítida visión de la historia de España que en conjunto se complementa bastante bien. En El color del silencio vemos como se vivió desde la perspectiva de la clase alta mientras que en De hombres y sirenas, su autor se centra más en clases humildes de la población.

Estamos ante una novela muy cuidada, con un maravilloso estilo y unos personajes bien definidos y profundos, sobre todo los femeninos. Trata aspectos peliagudos sin suavizarlos, sobre todo en lo referente al papel social de la mujer, y manifiesta aspectos ideológicos como el feminismo muchas veces de manera abierta. O al menos hace que nos cuestionemos como está construida nuestra sociedad y de dónde procedemos. Tanto si os interesan la historia y la Guerra Civil como si no, es una lectura que se disfruta mucho, que tiene muchos elementos de diferentes géneros y puede enganchar con facilidad a un público muy diverso. Es, sin duda, tanto por el resultado final como por muchos detalles, un libro fascinante.

Los seres humanos tenemos que aprender a vivir con nuestra ignorancia.

Valoración: Excelente
Podéis adquirir este libro aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s