·Título: Oculto Sendero
·Autora: Elena Fortún
·Editoras: María Jesús Fraga y Nuria Capdevila-Argüelles
·Género: novela intimista, testamento literario
·Fecha: 2016
·Editorial: Renacimiento
·Número de páginas: 504


¿Qué hay en el mundo más bonito que vosotras?


No creo que exista un mejor momento para cerrar mi círculo de entradas dedicadas a Elena Fortún que el #LeoAutorasOct. Y, como ya sabréis, allá por mayo de este año me comprometía a dar visibilidad a una de nuestras escritoras más valiosas y peor tratadas por nuestra literatura. Y A Librería tiene un compromiso muy importante con nuestras mujeres, así que me lancé a ello.

Escondida tras un seudónimo, Fortún es en realidad Encarnación Aragoneses de Urquijo y nació en Madrid en 1886. Hija de una noble vasca y de un alabardero de la Guardia Real, pasaba los veranos en la villa familiar de Segovia. Estudió Filosofía y Letras. En 1908 se casó con Eusebio de Gorbea, militar republicano y escritor. El matrimonio se exilió tras la Guerra Civil a Buenos Aires, donde su marido se suicidó en 1948. Tuvieron dos hijos. El más pequeño falleció en 1920.

Fortún empezó a escribir para la revista Blanco y Negro en 1928. Fue en junio de ese año cuando vieron la luz las historias de Celia Gálvez de Montalbán, cuyo análisis ácido cuestionaba el mundo de los adultos. Pronto, la editorial Aguilar se interesó por estas historias y las editó: Celia. Lo que diceCelia en el colegio, Celia y sus amigos, Celia novelista Celia madrecita son algunos ejemplos.

Y hay un último cuento, Celia en la revolución, que permaneció inédito hasta 1987 (el borrador data de 1943), y que está centrado en la vida del miedo y del hambre durante la Guerra Civil española. Una historia dura y oscura para cerrar una feliz y despreocupada saga infantil.

Resulta tan triste que concluya estos posts para dar voz a Fortún con una novela que mantuvo inédita y escondida. Oculto sendero es una autobiografía novelada que la autora escribió durante su exilio en Argentina, y está firmada con el seudónimo de Rosa María Castaños. Tal vez, al leer la sinopsis, entendáis sus razones:

La protagonista es María Luisa Arroyo, pintora y antes niña que quería vestirse de marinero, alter-ego de la autora. El camino de su vida es el sendero hacia el entendimiento de su homosexualidad, camino que avanza parejo al conocimiento y realización del potencial artístico e intelectual de la protagonista. Tras una infancia narrada al más puro estilo Fortún, María Luisa Arroyo irá dejando atrás, como la creadora de la inolvidable Celia, los dictados de la feminidad convencional para adentrarse en una modernidad inevitable y también desgarradora. Ambientada en la España anterior a 1936, Oculto sendero ofrece un retrato único y necesario de la intimidad y la lucha de una mujer excepcional.

71tkjla3dJL.jpg
No es el estilo y la narrativa formal lo que hace que esta novela tenga relevancia. Si habéis leído a Fortún, conoceréis su frescura a la hora de contar lo cotidiano, su cercanía, su falta de condecoraciones. Y su cruel honestidad para con la vida. Ya tiene valor en sí saber que las grandes escritoras que vinieron después de ella se basaron en su estilo y en su forma. Pero más importante es su reivindicativo contenido, tan osado, tan desgarrador. Cuando leía esta novela, me imaginaba a Elena Fortún escribiendo en la cárcel de su habitación propia, intentando buscar una ventana a través de estas páginas que nunca llegó a publicar en vida.


¡Libertad! ¡Libertad! Ser como el aire, a quien nadie pregunta a dónde va ni de dónde viene… ¡Ah, las muchachas modernas! Las veía solas por la calle, con su cartera bajo el brazo, camino a la universidad, del instituto, de la escuela… ¿Por qué había venido yo al mundo diez años antes de mi tiempo?


La conexión entre María Luisa y Celia es evidente, aunque la segunda gozó de felicidad e infancia, al menos en las primeras obras que protagonizó. María Luisa Arroyo, en cambio, vive sumida en las tinieblas de la realidad. Al fallecer su padre, crece en un permanente luto y sometida al carácter enfermizo y tóxico de su madre, que parece tapiar cualquier atisbo de divertimiento y felicidad. Esta relación materno-filial es el núcleo de la novela, lo que hace a la protagonista desarrollarse como mujer silenciosa y sufrida y a la vezcoarta sus alas y lo que la impedirá siempre ser feliz.

Es ese Oculto Sendero que nunca llega a cruzar. Que se le resbala entre los dedos (cómo me recuerda esta novela al desasosiego y la soledad de Nada). Que la lleva a buscar lazos de amistad a lo largo de su infancia y adolescencia, a buscar el atractivo de las niñas, el quererlas como no se deben de querer. La homosexualidad se analiza desde la inocencia de una cría, sin connotaciones sexuales, sin etiquetas. Con una abrumadora normalidad para aquellos años de la que tenemos mucho que aprender.


—No, mucho no, porque leo los domingos y coso todos los días…

—¡La vida de las mujeres es bien triste! —suspiró la pobre señora, y las dos nos tuvimos mucha lástima


El papel de las mujeres es el primordial: las mujeres que estudian, que hacen sus labores, que deben casarse, que deben ser madres. El matrimonio es visto por María Luisa como algo terrible a lo que no se quiere enfrentar. Pero al final la llegada de Jorge a su vida será una vía de escape del yugo de su madre (del que, en realidad, nunca llegará a liberarse). Yugo que, por otra parte, inculcará en su propia hija. Como si todo se tratase de una paradoja cruel.


Miré a través de los cristales y lloré… lloré por mí, sola, aislada de todos, sin una palabra que contestara directamente a las mías… En cuanto a mi madre, podía morirse… —Me alegraré— pensé, rabiosa.


La amistad y la sororidad de las mujeres será el extraño sendero que seguirá la protagonista (y, recordemos, la propia autora) para mostrar una realidad prohibida en aquel entonces. El hecho de rehuir el contacto carnal con su propio marido y buscar lo que necesita entre las demás mujeres es visto como un trastorno mental y en varias ocasiones se le insta a curarse. Al llegar a esta parte, mucho más concreta hasta el final, casi puedo sentir como la pluma de Fortún tiembla sobre el papel.

Es imposible abarcar la importancia real de esta novela aquí. Pero es la culminación absoluta de una #MujerEnLaLiteratura cómo pocas. Una historia sobre el feminismo, sobre la sororidad, sobre la lucha por la libertad sexual y sobre lo elevados que son los precios a pagar a cambio de la libertad, si es que esta puede llegar a alcanzarse realmente.

Valoración: Imprescindible
Adquiere Oculto sendero aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s