·Título: La danza del gohut
·Autor: Ferrán Valera
·Género: fantasía
·Editorial: El Transbordadors
·Número de páginas: 116
·Fecha: 2018


Ser bueno es fácil, lo difícil es ser justo.


Ferran Valera nació en Barcelona en 1988 y combina su pasión por la escritura con el ejercicio de la abogacía. Es autor de unos cuantos relatos ganadores de diversos premios y ha publicado dos cuentos: «Profundo, profundo en la roca» y «Las cadenas de la casa de Hadén» en sendas antologías. La danza del Gohut, libro que reseñamos hoy, es su primera novela.


La piel no es lo que te hace humano.


La historia que se nos cuenta es la de Leara, una joven tutora de la Academia de Tiuma. Esta profesora cree en la reinserción de los reos en la sociedad mediante la educación, por lo que es convocada a una reunión en la casa de los Novon, una de las familias más ricas y poderosas de Tiuma. Allí descubrirá que el primogénito de la familia no estaba muerto, como se pensaba, sino que ha pasado cuatro años conviviendo con los gohut, lo que ha hecho que perdiera el juicio. Leara encontrará en Gerrin la oportunidad no solo de ascender en la jerarquía social, sino de aprender sobre una raza envuelta en misterios.


Y, juntos, fueron algo más que la suma de ellos mismos.


La danza del gohut es una novela bastante breve que si bien tiene algunos fallos, sus virtudes los superan. Hacía bastante tiempo que no encontraba una novela que sin ser de acción se sucediera de una manera tan rápida y ágil, enganchándome desde la primera página a la última.

La historia de Leara es una historia de aprendizaje, de sentarse y escuchar lo que Gerrin tiene que contar, lo que ayuda al lector a entender lo que es un gohut y por qué hay que acabar con ellos. Según mi experiencia, con las novelas de este tipo suele suceder que se hace muy pesada la lectura, porque el personaje que habla lo explica absolutamente todo, sin embargo, en este caso, nos encontramos con que la narración es bastante dinámica y que el autor no se empeña en mostrar la totalidad de lo que ha creado, sino que lo va exponiendo en pequeñas pinceladas que hacen que tanto Leara como el lector quieran seguir avanzando en la historia. Aunque reconozco que me hubiese gustado que Leara también le hablase a Gerrin de lo que hace ella en la Academia y de cómo es la vida para los plebeyos.

En cuanto a los personajes, no son muchos los que aparecen, pero todos tiene un rol bien definido. Por un lado está Leara, la joven tutora. Leara es una mujer de convicciones fuertes que cree que puede cambiar la sociedad. Al principio, cuando el  señor Novon le pide que ayude a su hijo, piensa en negarse porque sabe lo que sucederá si sale mal, pero el deseo de poder cambiar las cosas desde arriba hace que al final acepte el cargo.

Leara es una de las pocas mujeres de la Academia de Tiuma y está convencida completamente de que con esfuerzo y dedicación, todos pueden reinsertarse en la sociedad. Ella es conocida por dar clases a las personas más desfavorecidas. Realmente me parece un personaje bastante plano y accesorio, ella es la encargada de escuchar a Gerrin y de tratar de hacer un hombre de provecho de él, pero al final simplemente acaba escuchando lo que él tiene que decir. No ha llegado a fascinarme ni a atraparme, como sí lo ha hecho Gerrin.

La-danza-del-Gohut

Gerrin es el primogénito de la familia de los Novon. Durante cuatro años todos lo creyeron muerto. Esta muerte se dio durante una batida contra los gohut pero, tiempo después, lo encontraron vagando por las montañas. Al principio todos creían que estaba loco, pero después de mucho esfuerzo, Leara consiguió descubrir lo que había en su interior. Es un personaje misterioso y bastante interesante, la verdad. Sin ninguna duda es mi favorito de esta novela, porque en cierta manera es fácil empatizar con él.

Por último, tenemos a Derold Milian Novon II, padre de Gerrin y Plenipotenciario de la ciudad. Es un hombre déspota al que todos temen en la ciudad. Es uno de los hombres más poderosos y hará lo que sea, hasta arriesgar la vida de su propio hijo, para demostrar su fuerza.

Errold es el hermano pequeño de Gerrin. Nunca fue educado para ser el cabeza de familia y a pesar de lo sucedido con su hermano no se esfuerza en ocupar su lugar. Es conocido por ser un juerguista y un conservador, dos hechos que parecen contradecirse entre sí. Es un hombre despreciable, casi más que su padre, que provoca un gran rechazo.

En cuanto al estilo del autor, me parece muy fresco y sencillo, pero, como siempre digo, que no use frases enrevesadas o vocabulario imposible no significa que no tenga un buen dominio del lenguaje. Realmente me parece que sabe expresarse con soltura y claridad y a pesar de que a veces usa otra lengua —la de los gohut— la inserta de manera tan natural que no resulta chocante para el lector, que es capaz de deducir los significados a partir del desarrollo de las conversaciones.

Sin ninguna duda, os recomiendo esta novela.


¿Cómo elegir entre una pregunta u otra cuando quería saber todas las respuestas?


Valoración: Sí, recomendable

Adquiere La danza del gohut aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s