·Título: Americanah
·Autora: Chimamanda Ngozi Adichie
·Traductor: Carlos Milla Soler
·Género: ficción
·Editorial: Literatura Random House
·Número de páginas: 610


Y admitidlo: decís no soy negro solo porque sabéis que el negro es el último peldaño de la escala racial estadounidense.


Una vez más tenemos a Chimamanda en el blog. Hace tiempo ya reseñé con gran entusiasmo su ensayo Todos deberíamos ser feministas, y fue eso mismo lo que me llevó a querer saber más sobre la autora y su pluma. Para los que no leísteis esta entrada, quiero deciros que Chimamanda nació en 1977 en Nigeria, aunque con diecinueve años consiguió una beca para estudiar en Filadelfia.

Además de Americanah, en español podemos encontrar Medio sol amarillo y La flor púrpura, ambas, obras galardonadas en diversas ocasiones, así como una antología de relatos llamada Algo alrededor de tu cuello y dos ensayos, Todos deberíamos ser feministas y Querida Ijeawele. Cómo educar en el feminismo.

Sabéis que, por lo general, no soy muy amiga de copiar literalmente las sinopsis que suelen aparecer en las contraportadas, pero en este caso no se me ocurre una manera mejor de introducir este libro, así que, allá va:

A mediados de la década de 1990, en una Nigeria militarizada, dos adolescentes, Ifemelu y Obinze, se enamoran apasionadamente. Como muchos de su generación, saben que tendrán que dejar su país. Obinze sueña con vivir en Estados Unidos, pero es Ifemelu quien consigue vivir en  Brooklyn e ir a la universidad. Mientras Obinze lucha para reunirse con Ifemelu, ella se encuentra con una América en la que nada es como se imaginaba, comenzando por la importancia del color de la piel.


Mis expectativas sobre Americanah eran altas, era muy altas, demasiado altas, quizás. Hay libros que parece que necesitas leer, que la sociedad te dice que debes leer y te los venden demasiado bien. Este me parece uno de esos casos en los que el marketing que hay detrás de Chimamanda ha hecho muy pero que muy bien su trabajo. No sé si me dejé llevar por lo interesante que me pareció  Todos deberíamos ser feministas o si fue el hype generalizado con esta autora y la forma de vender el libro lo que me llevaron a cogerlo con tantas ganas, pero de verdad, el batacazo ha sido enorme.

Creo que la forma de narrar de Ngozi es impecable; muestra un dominio excelente del lenguaje y de la palabra. Técnicamente creo que no podría ponerle ninguna pega, pero emocionalmente… El libro me ha parecido una sarta de anécdotas más o menos interesantes que giran en torno a la vida de Ifemelu y Obinze, con un final más que predecible en el que lo más interesante eran las entradas del blog de Ifemelu y alguna que otra conversación que mantenían los personajes en temas relacionados a la raza.


9788439732976.jpg


Es cierto que este es un libro reivindicativo, que las palabras de Ifemelu son las palabras de muchas personas que sufren, todavía hoy, el racismo en su propia piel. Es cierto que la reflexión es bastante profunda, no en vano todas las vivencias de Ifemelu son las de Chimamanda, pero me ha faltado emoción.

Los personajes me han parecido planos, o sea, Ifemelu tiene una vida intensa, pero no despierta nada de emoción en mí, no empatizo con ella, lo único que me provoca es rechazo. No sabría cómo definirla, a pesar de que se habla de ella constantemente. Es tan anodina que no te quedas con sus rasgos, no te la puedes imaginar. Obinze, por el contrario, es un personaje que me da lástima. Nos lo presentan como un ganador pero, en realidad y tras conocer su historia, nos damos cuenta de que no es más que un hombre derrotado por la vida.

Aparecen más personajes, pero todos son anecdóticos. Por un lado, están los novios y amantes de Ifemelu, todos ellos demasiado estereotipados; por otro, sus amigos, que intentan ser sofisticados y no lo consiguen. También están la tía Uju y Dike, que son los dos personajes que, más o menos, han conseguido despertar algún sentimiento en mí.


La raza no es genotipo; la raza es fenotipo.


La tía Uju es casi una confidente para Ifemelu cuando esta vive en Nigeria, pero cuando se muda a Estados Unidos, ve que esta ha cambiado y que ya no es como era, que aquel país la ha cambiado, al igual que a su primo, que apenas sabe nada de su país natal.

La tía Uju es un personaje que con el paso del tiempo cada vez va yendo a peor y se vuelve más insoportable y estúpida. Dike, por el contrario, es un joven lleno de motivaciones y de aspiraciones que da algo de vida a la historia.

En definitiva, me ha parecido una novela bastante lenta en la que realmente no pasa nada, pero que tampoco invita a hacer profundas reflexiones. Ni siquiera me parece una novela que pueda servir para pasar el rato. Sí que es cierto que la narración no está mal, pero no ha sido lo que yo esperaba.

Valoración: Aprobado
Adquiere esta novela aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s