·Título: Binti
·Autora: Nnedi Okorafor
·Traductora: Carla Bataller Estruch
·Ilustración de portada: Joey Hi-Fi
·Género: ciencia ficción
·Editorial: Crononauta
·Fecha de su primera publicación: 2015
·Número de páginas: 96

Binti_Portada_Crononauta


—Me llamo Binti Ekeopara Zuzu Dambu Kapka, de Namib —susurré.


Cuando salió la edición en castellano de esta novela con Crononauta en febrero de 2018 ya me sonaba su título. Había ganado el Premio Nébula en 2015 y el Hugo al año siguiente y había visto por las redes comentarios sobre la obra y su autora pues, como aficionada a la ciencia ficción, sigo algunas páginas que publican críticas y noticias sobre el género. No obstante, no fue hasta que Crononauta nos la ofreció en A Librería que me decidí a leerla.

Nnedi Okorafor (1975) es una escritora estadounidense nacida en Cincinnati de padres nigerianos, cuyas raíces de la etnia Igbo han influido en su obra. Escribe también fantasía y literatura infantil, además de ser educadora, doctora en inglés y profesora asociada de escritura creativa en la universidad de Búfalo. Ha ganado varios premios, como los ya citados por la obra que nos ocupa, el Premio Mundial de Fantasía en 2011 por Who Fears Death o el muy reciente Locus de 2018 a mejor libro juvenil.

Esta novela es el primer libro de una trilogía. Su segunda parte, Binti: Home (2017), traducido como Binti: Hogar, salió a la venta en castellano el ocho de noviembre de este mismo año publicada también por la editorial Crononauta. La tercera parte titulada Binti: The Night Masquerade se publicó en inglés en enero de este año por la editorial Tor.com.

Nos cuenta la historia la propia protagonista, una humana terrícola de etnia himba llamada Binti. Es una joven de dieciséis años, muy hábil con las matemáticas y los astrolabios que fabrica su padre en la tienda que regenta. También se le da bien «ramificar», que es algo relacionado con cálculos y ecuaciones, aunque en la novela no lo explican y no acabo de entender de qué se trata. Con sus habilidades y buenas notas, Binti se gana la oportunidad de ir a estudiar a Oomza Uni, la universidad más prestigiosa de la galaxia. De hecho, le ofrecen una beca que cubre todos sus gastos. Pero los himba nunca abandonan su tierra, ninguno estudia y no se relacionan apenas con las demás etnias. Son un pueblo de costumbres ancestrales, son desconfiados y supersticiosos y viven en grandes unidades familiares. Sufren la incomprensión y el desprecio de los khoush y el resto de humanos.

La misma Binti, a pesar de ser joven y transgresora entre los suyos, pues siente la necesidad de ir a estudiar a la universidad, se cubre con otjize y lleva pulseras en los tobillos, además de la vestimenta típica que la identifica como himba. El otjize es una mezcla de arcilla roja con aceites esenciales. El que lleva Binti es de jazmín, por ejemplo. Los himba están tan atados a la tierra que no se bañan con agua y llevan esta arcilla perfumada sobre su piel y sus cabellos trenzados.

A pesar de que aceptar la beca e ir a la universidad supone ser una paria entre los suyos, perder la relación con su familia y toda posibilidad de casarse y tener una vida normal en su pueblo, Binti huye de noche para tomar la lanzadera y emprender el viaje. Se lleva su astrolabio, que es una especie de ordenador personal muy avanzado y su edan. El edan no se sabe exactamente qué es, de qué está compuesto, ni para qué sirve. Es un objeto que encontró en el desierto y sabe que es poderoso, pero no cómo utilizarlo. Incluso el metal del que está fabricado es un misterio y su padre, que es un hábil fabricante de aparatos electrónicos, no ha logrado descifrarlo.

Pronto Binti se topa con el inconveniente de ser la única himba a bordo; la miran mal y la examinan. Hay una escena muy molesta en que una mujer desconocida llega a tocar su pelo y otra le pregunta si lo que la cubre es mierda.


— Estos embarrados son unos mugrientos— masculló la primera mujer.


Más adelante, la protagonista hará un pequeño grupo de amigos entre los estudiantes que se dirigen también a Oomza Uni y se sentirá más arropada. Pero antes de llegar a su destino, algo terrible sucede. La nave es abordada por medusas, seres extraterrestres que viven en constante conflicto con los humanos. La aventura de Binti se complica aún más de lo esperado. ¿Conseguirá llegar a su destino?

Como dato curioso y que me ha llamado mucho la atención, la nave es un ser vivo. También los aparatos electrónicos que utilizan, a pesar de tener partes de metal, parecen tener vida propia.


Pez tercero era una Miri 12, un tipo de nave que pertenecía a la familia de las gambas. Las Miri 12 eran criaturas tranquilas y estables, con exoesqueletos naturales que podían resistir las crudezas del espacio. Se modificaban genéticamente para que generaran tres cámaras de respiración en sus cuerpos.


Esta obra nos habla sobre todo de la discriminación, de ser diferente y abrirse camino, de la búsqueda de la identidad más allá de nuestras raíces o nuestras costumbres. Vemos que lo que nos hace diferentes es muy poco comparado con lo que nos une. Tiene su parte de acción y peligro. Binti, su protagonista, tiene un carácter fuerte, pragmático y osado. Por la brevedad de la novela, cada detalle está medido y se ciñe a lo esencial. Los personajes secundarios son apenas un bosquejo, casi no se nos describen y algunos simplemente se nombran. Solo Binti y la medusa Okwu están definidas con nitidez.

Además de tratar el racismo, se habla también de religión, se menta a dios en ocasiones aunque más bien de pasada y como una parte más de la cultura himba de Binti.


En mi cultura se considera blasfemia rezarle a un objeto inanimado, pero lo hice de todas formas.


La novela es una delicia, tanto en el estilo y la manera de narrar como por su argumento. Muestra aspectos muy novedosos, un futuro nunca antes imaginado de este modo del que apenas nos da unas pinceladas. Incluir el elemento étnico y racial, el peculiar modo de vida de la protagonista que es una mujer de un pueblo oprimido, es uno de los grandes atractivos de esta novela.

A pesar de su longitud, se lee en un par de horas, nos deja pensando y reflexionando sobre las desventuras de Binti durante más tiempo del que hemos estado sumergidos en su historia. Es una obra de ficción futurista para hacernos pensar en lo que somos hoy y como vemos y tratamos a los que son diferentes a nosotros. Espero impaciente la siguiente parte de esta trilogía.


Hojas verdes diminutas llenas de una diminuta vida verde cuando me hallaba tan cerca de la muerte.


Valoración: Sí, recomendable
Enlace de compra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s