·Título: Mientras escribo [On writing]
·Autor: Stephen King
·Traductor: Jofre Homedes Beutnagel
·Género: autobiografía
·Editorial: Debolsillo
·Páginas: 318
·Valoración: Excelente
·Enlace de compra

410lclMGsCL.jpg


Escribir es crearse un mundo propio.


Una vez más, reseño una obra de mi querido Stephen King. En esta ocasión se trata de una obra un poco distinta, ya que no es una obra de terror. De hecho, ni siquiera es narrativa. Es una obra con la que King se abre ante sus lectores y nos cuenta su historia.

Se supone que Mientras escribo es un manual para escritores. Sin embargo, no creo que cualquier clase de escritor pueda leerlo. No es un manual al uso, no te dice nada que no te hayan repetido ya hasta la saciedad: lee, lee mucho; estudia los mecanismos de la lengua; no abuses de los adverbios acabados en –mente; no abuses de los adverbios en general…

Y entonces, ¿por qué me ha impresionado tanto este libro? Porque soy fan de King, de su forma de narrar, de sus historias y, al leer esta obra, he podido comprender mucho mejor el porqué de algunas cosas que ha escrito. Otras solo me han enfadado.

El libro comienza con una breve biografía del autor que se llama Curriculum Vitae. En ella nos habla de cómo empezó a escribir, de por qué ahora es un hombre que gana millones y millones con su prosa. Es un relato bastante extenso pero que a mí me ha resultado esclarecedor. Con él nos demuestra que, para ser un buen escritor, tienes que fracasar, esforzarte, trabajar duro y estar dispuesto a sufrir.

En la segunda parte empieza lo que sería el manual de escritura tal cual, los capítulos en los que da consejos y en los que responde a preguntas que nunca le han hecho pero que le hubiera gustado que le hicieran.

En la tercera parte de la obra, King nos habla del proceso de creación del libro y de como un accidente fatal ―que todos conocemos― le ayudó a seguir con él.

Esta ha sido una lectura rápida, aunque más de la mitad del libro lo he devorado mientras iba en el bus ―medio de transporte en el que me paso demasiadas horas al día, todo sea dicho―. Desde la primera a la última palabra me ha resultado un texto adictivo. Creo que pocas veces usaré esa palabra para definir un libro que se supone que es un manual. Pocas veces un libro que te dice cómo hacer las cosas va a engancharme.

¿Queréis saber si lo recomiendo? Pues aquí viene mi gran dilema. No lo sé. Yo creo que lo he disfrutado porque conozco al autor, conozco su obra, la disfruto y me ayuda a entenderla. Un escritor que no sea lector de King no sé si podría llegar a disfrutarlo tanto como lo he disfrutado yo.

Me ha pasado lo mismo que con De qué hablo cuando hablo de escribir, de Haruki Murakami. Creo que no son manuales, sino que son una especie de poética del autor, que los fans podemos disfrutar y de las que se puede sacar alguna enseñanza.


Las palabras pesan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s