·Título: Los tiempos del odio
·Autora: Rosa Montero
·Género: ciencia ficción intimista
·Fecha: 2018
·Editorial: Seix Barral
·Páginas: 399
·Valoración: Excelente
·Enlace de compra

81Nc4TkYfUL.jpg


¿La carne como una muralla y no como una promesa?


A veces cuándo me preguntan quién es mi escritora favorita digo es que Rosa Montero. Y digo a veces porque esto varía según la época de la vida en la que me encuentre, lo que esté leyendo en ese momento o lo que me salga. Nada es objetivo en la literatura, pero sí que puedo decir que esta periodista siempre guardará un lugar destacado en mi biblioteca y en mi propia literatura.

De Rosa Montero Gayo he escrito mucho en esta casa y lo seguiré haciendo. En octubre de 2016 publicaba la reseña de La Carne. Hace años me referí a ella en el blog Las mentiras que escribí con La ridícula idea de no volver a verte (2013). También, por supuesto, he hablado de El peso del corazón (2015, la segunda parte de la trilogía de Bruna Husky) y esta entrada dedicada a Temblor (de 1990, el mismo año en el que nací).

Sí, mi admiración por esta escritora y periodista nacida en enero del 1951 no ha dejado de crecer en los últimos años. Y sin querer dedicarme a señalar la cantidad de títulos y premios publicados y concedidos, los que podéis consultar fácilmente en su página web, me gustaría tomarme la libertad de señalar que Rosa Montero, además de lo expuesto, es mujer, luchadora y animalista. Y, según se define, una superviviente.

Pero cabe destacar, eso sí, que el año pasado obtuvo el Premio Nacional de las Letras.


efe_20171114_113618909.jpg
Rosa Montero. Fotografía de Paco Campos

Mi unión con Bruna Husky es intensa (todo en mí lo es en realidad). Y como mi amiga y compañera de este espacio, la mujer de letras Ana Castro, nos aconsejó que escribiéramos reseñas más personales, me voy a animar a ello. Y estimulada, además, ante la perspectiva de que Rosa lea estas líneas, porque sé que lo hace.

Pero antes de seguir os dejo con la sinopsis oficial de la ¿última? parte de esta trilogía. Según la propia autora, la mejor de ellas. Y estoy bastante de acuerdo con esta afirmación:

Independiente, poco sociable, intuitiva y poderosa, la detective replicante Bruna Husky sólo tiene un punto vulnerable: su gran corazón. Cuando el inspector Lizard desaparece sin dejar rastro, la detective se lanza a una búsqueda desesperada y contrarreloj del policía. Su investigación la lleva a una colonia remota de Nuevos Antiguos, una secta que reniega de la tecnología, así como a rastrear los orígenes de una oscura trama de poder que se remonta al siglo XVI. Mientras tanto, la situación del mundo se hace más y más convulsa, la crispación populista aumenta y la guerra civil parece inevitable.

Bruna tendrá que hacer frente a su mayor temor, la muerte, en una historia que es un certero y deslumbrante retrato de los tiempos en que vivimos.


Tengo la teoría de que, en parte, Rosa Montero / Bruna Husky escribió las continuaciones por ella misma. El fenómeno, poco a poco, vino después. Pero sea como fuere, no deja de resultar una delicia contar con estos títulos tan potentes de ciencia ficción (con toques muy intimistas) firmados por una autora, en una de las editoriales más importantes de nuestro país y que sigue teniendo una predilección muy marcada de publicar a hombres. Desde aquí dejamos esta asignatura pendiente a Seix Barral y a la mayoría de los grandes titanes de la edición y distribución de libros en España.

Bruna Husky, obsesionada con esa terrible cuenta atrás que la dirige inevitablemente a la muerte por TTT, ve interrumpida su vida una vez más. Todo es gris en su existencia, siempre lo ha sido y en esta etapa no será diferente. De ella, de su fortaleza delicada, se vale la autora para hacernos llegar uno temas predilectos: la obsesión por el paso del tiempo y por la finitud, propia y de nuestros allegados. No me equivoco si digo que esta fantástica replicante nació para dar salida a esta obsesión dolorosa de Rosa Montero y que, inevitablemente, la mayor parte de nosotras compartimos.


La creatividad parece ser de algún modo hija de lo que nuestros antepasados llamaban erróneamente locura. Mozart, Goya, Schumann, Beethoven, Leonardo DaVinci, Virginia Woolf, Galia Lalanda o Miguel Ángel conocieron el lado oscuro de su genialidad. 


Los tiempos del odio va de la mano de un sentimiento de amor. Así, la contradicción que podemos ver en la portada de Sin amor no merece la pena vivir, marcará casi cada una de las páginas de la novela como un compás de un pentagrama de cualquier canción. No, cualquiera no. Una canción terrible pero profundamente hermosa.

¿Pero qué clase de amor es este? El que Bruna sigue sintiendo por el amor de su vida ya fallecido, el replicante Merlín. El que la tecnohumana siente por Lizard, el inspector con quien mantiene una relación amorosa atípica y que desaparecerá, creándole un dolor muy intenso. Pero la autora va más allá. También retrata el amor fraternal y la amistad. Y la sororidad, que cobrará gran importancia en esta última entrega con la creación de un grupo de mujeres poderosas que me ha encantando.

Y es que Bruna, nuestra hosca y fría Bruna, se verá embarcada en la misión más difícil de su vida junto a Barri Aznarez, la que dice ser la hermana de Paul Lizard, que aparece en su vida para ayudar a encontrarle. Y con Ángela, una mujer obsesiva, que se ha fugado de un centro de rehabilitación psicológica. Este trío dominará toda la trama, pero además nos enseñará mucho sobre nosotras mismas, sobre las contradicciones de nuestras ideologías e, incluso, servirá de análisis religioso.


—Sin amor no merece la pena vivir.
Ángela había pronunciado las palabras en voz alta, como el juez que dicta la sentencia definitiva sobre su propio destino.
Y a continuación se entregó al dolor de manera voluptuosa, casi suicida.


Resulta también curioso que, a pesar de tratarse de una novela distópica ambientada en el Madrid de 2110, es probablemente una de las historias más realistas de Rosa Montero. Y es que el escudriño social que lleva a cabo, y los problemas internacionales, son extrapolables a nuestros tiempos (y esto es terrible, porque indudablemente también vivimos un profundo tiempo del odio, del terror). Esta similitud se desarrolla con una inteligencia abrumadora por parte de la escritora, con su ya conocida narrativa cercana y honesta, y con el sello propio que la lleva acompañando desde siempre.

Sí, es probable que Los tiempos del odio sea una de las mejores obras que lea este año y en bastante años. Echaba mucho de menos a Bruna Husky y me apena enormemente haber terminado tan rápido esta lectura. Pero el final (del que no puedo hablar) que me ha regalado (¿me permitís este toque de ego, verdad?) mi Rosa Montero me satisface con creces.


20150317-rosa paula cueto.jpg
Rosa Montero con una actriz disfrazada de Bruna Husky en la presentación de El peso del corazón

2 comentarios sobre “Los tiempos del odio, de Rosa Montero

  1. Comparto contigo muchas de las sensaciones con esta lectura, Miriam. Creo que te dije que Los tiempos del odio me había encantado y que incluso estaba pensando en leer la trilogía desde el principio. Bruna es uno de mis personajes favoritos, una fuente de inspiración enorme.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s