·Título: Los otros siempre son más felices
·Autora: Laura Freixas
·Género: intimista
·Fecha: marzo de 2019
·Editorial: Tres Hermanas
·Páginas: 239
·Valoración: Bien, bien
·Enlace de compra

9788494843518web.jpg


Las vidas ajenas siempre parecen mejores

Nos pasa a todas. Da igual la biografía, el origen, los planes… Siempre queremos otra cosa. Las vidas de los demás parecen más interesantes y emocionantes que la nuestra aunque desconozcamos qué es de ellos. No hace falta saber, nos basta con imaginar, con construir nuestro propio relato a base de datos descolgados aquí y allá y apariencias varias. Y siempre nos parece que nuestra existencia no es bastante y que la de ellos nos gana en todo.

A partir de esta premisa desarrolla su obra Los otros son más felices la reconocida Laura Freixas (Barcelona, 1958), novela que apareció por primera vez en 2011 y que ahora reedita Tres Hermanas con el cuidado que caracteriza a esta editorial. En ella, la autora nos invita a reflexionar sobre nuestra propia existencia a partir de la protagonista y de los múltiples personajes que pululan el relato sin que lleguemos a saber sobre ellos verdaderamente. Así, Áurea, una adolescente madrileña, emprende el primer viaje de su vida a Barcelona, a casa de sus parientes a principios de los 70. Esto supondrá el descubrimiento de vidas alternativas a las de su pueblo manchego, en el que priman la planicie y las apariencias.

Freixas consigue con este relato realizar un retrato social de la España de la época durante las décadas de los 70 y 80, plasmando las aspiraciones de sus habitantes y su afán de progresar en la escala social aunque sea a costa de los otros y contrapone el estilo de vida de los pueblos con la incipiente modernización de ciudades como Madrid y Barcelona. En estas páginas se abre paso lo colectivo —el recuerdo de la Guerra Civil y la conciencia política— a través de lo individual y es lo que hace que veamos en ella cierta crítica social.


[…] Es que cuando murió Franco en el 75, me quedé, yo creo que nos quedamos todos, como desorientados. Hasta entonces, igual que mientras eres pequeña no hace falta que te fijes objetivos, el objetivo está dado, es obvio: hacerte mayor… pues tampoco veíamos más allá de la dictadura. Había un futuro, un futuro por el que merecía la pena hacer sacrificios. Pero un día me encontré con que me había hecho mayor y la dictadura había acabado, y yo creo que en ese momento —aunque de eso me doy cuenta ahora, al mirar atrás, en ese momento me pregunté, nos preguntamos un poco todos: ¿y ahora qué? […]


La complejidad de las relaciones personales y la idealización de las vidas de los demás son los temas de fondo de esta obra, que se articula como un monólogo de la protagonista: una conversación en la que están ausentes las intervenciones del otro interlocutor, que, además, solo logramos adivinar de quién se trata bien avanzado el relato. Esta fórmula hace que la narración fluya de manera natural, sin necesidad de ornamentación o recursos estilísticos, y que se defina por su registro y expresiones empleadas al mismo tiempo que la protagonista evoluciona a lo largo del tiempo. Se rompe el orden cronológico de los hechos para hacer que el lector los vaya poniendo en su lugar poco a poco y dando forma así a la historia, que no es sino retazos de lo que Áurea sabe y piensa de los demás. Todo ello contribuye a crear un ritmo trepidante que hace que el lector se resista a abandonar la lectura.

También ahonda en la tensión de las relaciones que establecemos en el hogar, especialmente en la interdependencia casi enfermiza del binomio madre/hija (algo que también se trabaja en la obra Apegos feroces, de Vivian Gornick) y explicita cómo a menudo construimos nuestra propia vida a partir de las de los demás. Situamos delante de ellos un espejo que queremos que nos devuelva continuamente nuestra imagen, aunque, ya se sabe, ¿qué sabemos de los otros al fin y al cabo? Lo que nos cuentan. ¿Y qué importa?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s