·Título: Quien teme a la muerte [Original: Who Fears Death]
·Autora: 
Nnedi Okorafor
·Traductora: 
Carla Bataller Estruch
·Portada y arte: Joey Hi-Fi
·Género:
 fantasía y ciencia ficción
·Fecha: 
2019
·Editorial: 
Crononauta
·Páginas: 
460
·Valoración: Sí, recomendable
·Enlace de compra


 Y, como ya estaba muerta, no tenía miedo.


De Nnedi Okorafor había leído con anterioridad la novela corta Binti, también publicada por la editorial Crononauta. De hecho, tengo pendiente hablaros de la segunda parte de esa trilogía, Binti: Hogar, que ya está también a la venta. Pero hoy nos centraremos en Quien teme a la muerte, publicada originalmente en inglés en 2010 y editada en castellano en 2019 por Crononauta, como ya os adelanté.

Nada más coger el libro llama la atención la magnífica portada y lo bien cuidada que está la edición. Es un libro de tamaño considerable, de más de cuatrocientas páginas, pero el formato papel en tapa blanda se hace bastante cómodo de leer. Al hojearlo, vemos que tiene además ilustraciones interiores que siguen la estética de la portada. Este aspecto, que llama la atención desde un principio, se comprende mejor una vez acabada la lectura.

Me puedo imaginar que, debido a la gran cantidad de conceptos nuevos, nombres de lugares y personajes y el wordbuilding tan complejo de esta novela, el proceso de traducción ha debido ser complicado. Sin embargo, el texto está muy cuidado, sin notas al pie que te saquen constantemente de la lectura, y se comprende a la perfección, lo que se agradece a la hora de leer.

La autora ha ganado varios premios prestigiosos. Esta novela ha sido galardonada con el World Fantasy 2011 y finalista del Locus, Nebula y James Tiptree Jr. Es muy característico de Okorafor incluir sus raíces africanas y otros aspectos personales en su obra, como comenté en el caso de Binti. En esta obra vemos de nuevo esas características.


quien teme okorafor


Su estructura es curiosa, tanto en lo formal como en lo narrativo. En principio es la propia protagonista Onyesonwu quien narra la historia, pero al final nos encontraremos otras voces. Está divida en tres partes y estas en capítulos, algunos con título y otros no, si bien creo que no puedo adelantar más de estos aspectos sin chafar la lectura a nadie, sí debo decir que la estructura me ha parecido original y muy acertada.

El escenario es una África postapocalíptica donde conviven los restos de una civilización tan avanzada o más que la nuestra con tradiciones ancestrales, magia y esoterismo. Gran parte de la acción transcurre en el desierto, solo interrumpido por algunas ciudades dispersas. Tienen importancia las ciudades de los Siete Ríos y Jwahir, lugar donde transcurre buena parte de la acción. Cada pequeño aspecto de la vida de los personajes (la comida, la ropa, la tecnología que emplean…) está lo suficientemente definido como para darle realismo, pero también se trata de un modo que no recarga en exceso la narración.

En la construcción de este mundo tienen gran peso los aspectos sociales. La sociedad es machista y profundamente racista, con ritos como la ablación y el uso de la violación como arma de guerra o venganza. Los okekes son esclavos de los nurus, quienes tienen la piel de un tono más claro. Los nurus tienen también más poder económico. Por ejemplo, van en moto. La mayoría de los habitantes se desplazan a pie y hay falta evidente de algunos bienes, pero también cuentan con un nivel tecnológico superior al que tenemos en la actualidad. Sin embargo, hay ciudades donde los okekes viven libres, haciendo distinción entre el este y el oeste del territorio.


—Tu destino está en el oeste, lo sé.


Onyesonwu es ewu, una mestiza entre okeke y nuru fruto de una violación. También su compañero, Mwita, por lo que ambos sufrirán discriminación, aunque de manera diferente. Hay muchos personajes y varios de ellos son importantes. Tenemos al grupo de amigas de Onyesonwu, con quienes compartió el rito de la ablación a los once años. Son Luyu, Binta y Diti. Muy importante es también la madre de Onyesonwu, Najeeba. Pertenecía al pueblo alusi, okekes que comerciaban con sal en el desierto. Eso le permitió sobrevivir con su hija, pues conoce los recursos de ese árido ambiente.

Pesan bastante los personajes femeninos y toda la novela en sí es feminista. También tiene mucho peso la religión. La diosa es Ani y hay un libro sagrado que dice que los okekes deben servir a los nurus. La magia está muy presente, la forma más sencilla que emplean en la vida diaria se llama juju. Onyesonwu debe pasar un difícil rito de iniciación antes de que el hechicero Aro pueda enseñarle los saberes, aunque no quieren que aprenda porque es una mujer y además ewu, lo que consideran peligroso por partida doble, pues creen que los mestizos son violentos por naturaleza.


Nos engañan para que creamos que nuestros maridos son dioses.


Gran parte del argumento de la novela es el viaje del héroe de Onyesonwu. Nos cuenta su historia desde su nacimiento y sus orígenes hasta su muerte, pasando por su travesía a través del desierto y las aventuras en diferentes ciudades. Desde su misma concepción, su madre cree que es especial, que es la elegida y debe cumplir su destino, pero aparte de estos aspectos básicos, su particular viaje no tiene nada de tópico.

Tampoco la lucha del bien y el mal es típica, pues los personajes tienen aristas y no son completamente bondadosos. Aunque, al estar narrado desde el punto de vista de la protagonista, solo vemos de ellos lo que ella ve y algunos parecen malvados por completo. Como su padre biológico, el general Daib. Sin embargo, en todos podemos percibir que el bien y el mal luchan dentro de cada persona. La novela tiene escenas de violencia un tanto duras, en las que la autora no se recrea y que no son gratuitas.


—Hay gente que nace malvada —dijo Mwita.


Estamos ante una novela magistralmente escrita, muy imaginativa y que toma motivos clásicos actualizándolos y consiguiendo una historia muy original. No puedo evitar compararla con El señor de los anillos (1954) o incluso la Biblia por algunas de sus características, pero Quien teme a la muerte tiene su propio mundo, solo similar a otras narraciones a grandes rasgos.

En definitiva, tenemos una obra futurista que nos habla de una realidad presente hoy en muchos lugares, sumergiéndonos también en ese misticismo de la cultura africana, que tan lejana vemos a veces, pero que está ahí cerca. Si os gustan las historias de fantasía y ciencia ficción imaginativas y diferentes, con un worldbuilding extremadamente rico y complejo y mucha importancia en forma de aspecto social, esta novela es para vosotras.


 Según mi madre, todas las cosas ya están fijas.

3 comentarios sobre “Quien teme a la muerte, de Nnedi Okorafor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s