·Título: Un verano con Homero [Un été avec Homère]
·Autor: Sylvain Tesson
·Traductor: Robert Juan – Cantavella
·Género: ensayo
·Editorial: Taurus
·Páginas: 200
·Cómpralo aquí
[Valoración: Sí, recomendable]


9788430622498


Así, la gloria es el camino más corto hacia la memoria colectiva.


Sylvain Tesson (París, 1972) es un aventurero y escritor, presidente de la Guilde Européene du Raid y autor de numerosos ensayos y relatos de viajes, entre ellos L’axe du loup. Su volumen de relatos breves Une vie à coucher dehors, inspirados en sus andanzas, recibió el Goncourt de Novela Corta en 2009.

La obra que os traigo hoy es peculiar en todos sus sentidos. Nunca antes había leído algo similar y no sé si volveré a hacerlo, pero sin duda ha sido una experiencia única y muy recomendable, sobre todo a aquellos amantes de la literatura clásica greco-latina.

A continuación os dejo la sinopsis de la obra:

¿Cómo explicar que un relato de dos mil quinientos años resuene hoy con un brillo nuevo, con el centello de las aguas de una pequeña cala? ¿Por qué estos versos de inmortal juventud siguen iluminando el enigma de nuestro futuro?


En esta obra nos encontramos con un paseo por la obra homérica adaptada a nuestros tiempos. Es un libro que nos invita a sumergirnos de nuevo en dos de las grandes obras de la literatura universal: La Odisea y La Ilíada.

Cuando recibí el libro, la verdad, no sabía muy bien qué me iba a encontrar, me llamaba la atención, me parecía que tenía una portada de esas que te invitan a leer el interior (en este caso, juzgar al libro por la portada me ha salido bien, pero podría no haber funcionado, así que ya sabéis, no os fiéis de un libro por su portada) y al final esta lectura ha sido un viaje asombroso a los entresijos de dos poemas que he disfrutado en infinidad de ocasiones.

Por lo general, los lectores actuales tenemos miedo de leer este tipo de obras. Pensamos que son muy elevadas y muy complejas, y es verdad que en cierto modo sí lo son, pero también están más cerca de nosotros de lo que nos podamos imaginar. Y Un verano con Homero nos lo demuestra: en estos pequeños ensayos (de apenas tres páginas cada uno) vemos que las palabras del aedo inmortal siguen estando vivas y presentes en nuestro día a día.

La obra está dividida en diez apartados y cada uno de ellos nos habla de un aspecto de La Ilíada y La Odisea. Son textos tan sencillos y fáciles de entender que parece increíble que alberguen tanta belleza y tantas reflexiones. La verdad es que mientras los leía era capaz de imaginar cada escena que se relata con tanta claridad que a veces hasta me asustaba.

El primer bloque, llamado ¿De dónde proceden esos misterios? son cuatro pequeños textos que nos habla de Homero, de su obra y de cómo y por qué se ha mantenido a lo largo de los siglos. El segundo bloque, La geografía homérica, hace un repaso de los lugares que Ulises visita y nos habla de cómo durante siglos los historiadores y exploradores han tratado de recrear la ruta que el héroe siguió en su largo viaje de regreso a casa.

La Ilíada, poema del destino es uno de los bloques más largos del libro. En este apartado se nos muestra cómo son los dioses que llevaron a los hombres a una de las guerras más famosas de la historia. Es una reflexión sobre el arte bélico que no deja indiferente a quien lo lee.

Este tercer bloque se complementa con el cuarto, titulado La Odisea, el orden de los días antiguos, en los que la semblanza que se hace no es de los dioses, sino de los hombres. Podríamos decir que es un tratado de moral más que otra cosa, ya que en estas dos obras vemos retratados a todos los hombres del mundo.

Héroes y hombres, ¿en qué se diferencian unos de otros? Como veremos en las siguientes líneas, más bien en nada. La virtud y el vicio hacen a ambos ser seres extraordinarios. Es un estudio del comportamiento humano increíblemente bello y lleno de hermosas reflexiones.

Los dioses, el destino y la libertad trata de explicar si los hombres son libres o no y si los dioses son los que manejan todos los hilos. La conclusión a la que llega es que los hombres no son libres y que los dioses son esclavos. Este ha sido uno de mis bloques favoritos, ya que la semblanza que hace de los dioses me parece increíble. Estamos acostumbrados a ver a los dioses como seres omnipotentes que lo pueden todo y que manejan a los hombres a su antojo y, sin embargo, a través de las palabras de Homero descubrimos que esto no siempre se considera así; los dioses a veces son débiles y a veces se enfadan y, en lo que sería una concepción cristiana, pecan.

La guerra, nuestra madre nos habla sobre la guerra de Troya y las posteriores guerras que han asolado el mundo, lo que está en relación con La hibris o la perra rabiosa.


Los griegos nos informan sobre aquello que todavía no somos.


Por último, nos encontramos con Homero y la belleza pura, un bloque dedicado a la prosa y a la poesía, al arte de escribir, y es uno de los más hermosos textos que he leído sobre esto.

Como veis, solo tengo buenas palabras para este libro. Es verdad que es una lectura bastante rápida, pero eso no quiere decir que sea una lectura ligera, ya que no es una novela y todas las palabras del autor invitan siempre a una reflexión, a que busquemos dentro de nosotros mismos la respuesta a las preguntas que plantea.

Si sois amantes de la literatura clásica, si os gusta leer a Homero, estoy segurísima de que disfrutaréis este libro. Si no os atrevéis a adentraros en las aguas del Mediterráneo por miedo a encontraros con Caribdis o Escila, no temáis, porque si os acompaña un escritor como Sylvain Tesson podréis evitarlas sin problema.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s