[Título: El arcano y el jilguero]
Autor: Ferran Varela
Cubierta y mapa interior: Manuel Gutiérrez
Prólogo: Antonio Torrubia
Postfacio: Daniel Garrido
Género: fantasía
Fecha: abril de 2019
Editorial: El Transbordador
Páginas: 374
Cómprala aquí
[Valoración: Bien, bien]

El-arcano-y-el-jilguero-anunfb


Hoy finalizo mi participación como jurado de los Premios Guillermo de Baskerville con El arcano y el jilguero, una novela de fantasía oscura firmada por Ferran Varela. Recordad que he hablado con anterioridad de Asuntos de Muertos, de Nieves Mories y de Voces en la ribera del mundo, de Diana P. Morales.

Si queréis saber más sobre esta obra y el resto que he reseñado, y sobre los propios Premios Guillermo de Baskerville, podéis escuchar el último capítulo de nuestro podcast, en el que, con Carla Plumed e Isa Janis analizamos los libros que nos ha tocado (dentro de las categorías novela, ensayo y libro traducido, respectivamente) leer y entrevistamos a Javier Miró, escritor de género y artífice de la iniciativa.

EKxMRG7WkAAaYgM


Esta edición de los Premios Guillermo de Baskerville ha sido, quizá, con la que más he disfrutado. Esto es porque, como lector, lo primero que busco en mis lecturas es variedad. Mucha variedad. Leo temáticas muy dispares, todo tipo de géneros y subgéneros, y siempre agradezco toparme con historias frescas. Pues bien, tal y como comento en el podcast que mencionaba con anterioridad, los finalistas de este año, seguramente más por una cuestión de azar que por otra cosa, son de fantasía, ciencia ficción y terror, respectivamente. Y eso me ha regalado, como jurado, tres lecturas tan distintas como interesantes. Pero hablemos de una vez de la novela que hoy nos ocupa.


El arcano cerca y, a lo lejos, los campos dorados

Esperaré a que toda Hann sea conquistada. Esperaré a que no sea necesario un ejército, a que no haya adversario contra el que el Imperio pueda luchar. Esperaré a que el hijo del Emperador tenga edad para gobernar, con tal de evitar una guerra civil en pos del Trono de Mesetatrigo. Y entonces os mataré. A ti y al Emperador. Os daré la muerte más dolorosa que pueda concebirse en este mundo. Agonizaréis durante semanas, y eso no será más que el comienzo. Pasarán meses desde que empiece a torturaros hasta que vuestros rostros terminen en mi capa diabólica.


Ferran Varela (Barcelona, 1988) es licenciado en Derecho (y ejerce en la actualidad). Con sus cuentos ha ganado varios premios y ha obtenido distintas menciones, además de participar en antologías de renombre como Dark FantasiesEl viento soñador y otros relatos. En 2018, El Transbordador publicó su primera novela, La danza del gohut y, un año más tarde, publicó El arcano y el jilguero con el mismo sello.

La novela, que está narrada en primera persona, nos pone en la piel de Mezen el Ariete, una especie de hechicero onírico al servicio del Imperio de Thien Seedveen que disfruta con sus actos malvados pero que, al mismo tiempo, evita males mayores con estos. Entre los sobrenombres que él mismo se pone, como demonio inmortal o monstruo, está su título oficial: Mezen es el Arcano del Tormento. Un título que le viene al dedo, pues pasa sus días viajando de una ciudad a otra y torturando a todos aquellos a los que condena a muerte.

Pero hay un punto de inflexión en su recorrido. El protagonista se encuentra con Nara, una huérfana de guerra que, agradecida porque la ha salvado, le redescubre sentimientos que hacía casi dos décadas que no sentía.

La admiración, la curiosidad y la inocencia de la joven despiertan en Mezen sentimientos de nostalgia y de autocomplacencia. Él se considera un monstruo, y vive sus días con el objetivo final de vengarse del emperador, soportando a duras penas la culpa con su convencimiento de que evita males mayores.

El arcano y el jilguero es una novela de personajes. Porque en ella nos encontramos un mundo dibujado a pinceladas, con el worldbulding justo y necesario, y una historia que parece dar tumbos de un lado a otro (pero esto no es relevante, y al lector tampoco le molestará). No deja de ser también una reflexión personal del propio Mezen, ese ente misterioso lleno de claroscuros que nos recordará al monstruo que todos llevamos dentro, pero también al ser de luz en el que nos inspiramos para seguir día a día. El dúo (trío, si contamos al caballo Susurro) protagonista que da título a la obra me ha parecido bestial, sintiéndome identificado sobre todo con Nara, esa chica normal que lo pierde todo y resurge de sus cenizas mil veces más fuerte y capaz. Con Mezen no me he sentido así, igual porque me ha dado la sensación de que el libro se convertía por momentos en cavilaciones exageradas del personaje que acababan cayendo en la sobreexplicación. Es decir, considero suficiente (y consideraría también más acertado) que el autor enseñara los actos tanto de crueldad como de bondad del personaje y que así se definiera.

El arcano y el jilguero es una gran obra, muy bien escrita, y muy destacable para tratarse de la segunda novela del autor. Quiero saber más de Mezen y, sobre todo, de Nara, pero echo en falta personajes más variados o mayor presencia femenina (que no está mal, pero le falta un empujoncito en ese sentido). Si buscáis una aventura de fantasía oscura con un desarrollo distinto, es la lectura que estáis buscando. Si, en cambio, esperáis sutileza o sois de completar los vacíos de lo que leéis con vuestra imaginación, igual deberíais buscar otra cosa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s