Filia, fragmento III: El grito

La extraña figura desapareció repentina y Filia volvió a encontrarse totalmente sola. No obstante, su presencia le sirvió para reflexionar y coserle a aquella caótica situación un remiendo de orden. Se sentó, cruzando sus frágiles y blanquecinas piernas una encima de la otra, porcelana rota. Cerró los ojos y meditó durante unos instantes. Imágenes de … Sigue leyendo Filia, fragmento III: El grito